Soy de las que piensan que el año no empieza en enero, si no en septiembre. Todos los años, tras las vacaciones y con las pilas bien cargadas de energía nos planteamos un montón de buenos propósitos y objetivos para el nuevo curso. Y al igual que en