No hay que intentar quitarle importancia a la pérdida. “Un postparto sin bebé es una de las cosas más dolorosas a las que una mujer puede enfrentarse. Brazos vacíos y pechos llenos, así me encontré tras perder a mi bebé a las 24 semanas hace ya ocho años”. Este