Muchas veces sentimos que necesitamos llorar con urgencia cuando nos peleamos con nuestra pareja o cuando tenemos un día difícil en el trabajo. Sin embargo, a diferencia de los niños, que lloran para expresar necesidades físicas como hambre, sueño o un cambio de pañales – lo adultos lo