Sentirse bien con una misma. Tienes motivos para estarlo

1

¿Cuántas veces te ha pasado que la gente te dice que te ves sexy, guapa, delgada, pero tú sólo ves lo contrario en el espejo? Y lejos de que sea un trastorno vinculado con la bulimia o la anorexia,

¿Cuántas veces te ha pasado que la gente te dice que te ves sexy, guapa, delgada,  tú te sientes sin energía, desarreglada, falta de gracia, y hasta con kilos de más.

Es que nuestro cuerpo es el carruaje o tarjeta de presentación que tenemos para transitar por el mundo. Pero cuando nuestro mundo interior no está acomodado, el desorden se proyecta en la imagen que vemos y damos.

Sentirte bien contigo misma implica una trabajo de adentro hacia afuera; si estás conectada con tu vida íntima y personal, sabrás que no hay mejor receta mágica que esa para mirarte al espejo, sonreírte y decirte: “Te ves muy bien hoy”. Todo pasa por dentro.

¿Cómo te sientes con las relaciones que tienes? ¿Con tu trabajo? ¿Tus sueños? ¿Tu salud? ¿Tu tiempo personal? Estas son algunas preguntas disparadoras para comenzar el viaje hacia la recuperación de tu bienestar personal.

A veces damos mucho hacia el exterior, pero nada hacia dentro; todo lo encauzado hacia nosotras mismas se deja “para mañana”, “para después de los quehaceres”; “para después de las tareas de los niños”, “para después de la entrega del informe que tu jefe te ha pedido”, ahora te pregunto, ¿y si no existiera un mañana? Y ¿si todo lo que tienes es ahora? ¿Cuándo entonces vas a darte el gusto de sentirte bien contigo misma? Si tu respuesta fue “ahora”, te invito a que comiences la maratón emocional para llegar a la meta: TU BIENESTAR PERSONAL.

 

  1. Libérate, siente el viento en tu rostro: Presas de convenciones, reglas, mandatos, ideas, creencias, andamos por la vida, reprimiendo lo que verdaderamente sentimos. Eso nos hace a veces “correctas”, pero no siempre “satisfechas,” es tiempo de una liberación, de que escuches a tu corazón y te dejes guiar por sus latidos. ¿Qué quiere para tu vida? Escucha tu voz interna, es tu sabia compañera.

Plus Sized Fitness - Freedom

  1. Pon punto y final a la auto exigencia: ¡Di STOP! Alto a tu negligente trato cotidiano, a tus exageradas formas de reaccionar frente a lo que debería ser “perfecto en ti”, mira con amor tu cuerpo, tu “llantitas” y tu “indiscutibles pocitos de celulitis”, las mujeres más perfectas son de Photoshop y tinta; y tú eres de carne y huesos; si alguien te ama cuando pesas 64kilos y deja de hacerlo cuando pesas 68kilos, ¿te ama?; en lugar de criticar lo que no te gusta de ti, ponte en ACCIÓN efectiva y saludable; recorta tus vicios y reemplázalos  por hábitos saludables.  Y no busques la “perfección” no existe, sólo perderás el tiempo.

4

  1. Conexión espiritual: Envíate una carta de amor,  al menos una vez por mes,  en ella escribe todo lo que te gusta de ti, todo lo que has aprendido a lo largo de la vida y por lo que estás sumamente agradecida de ser tú.

 

  1. Automotivación: ¿Cuánto tiempo ha pasado de la última vez en que te divertiste con el alma? ¿Lo recuerdas? ¿Por qué has dejado de hacer esas cosas que te entusiasman? Ya lo sé por todas las obligaciones que tu vida de adulta representa, sin embargo, puedes comenzar a darte “tus gustitos” es “ tu vida”; empieza tiempo a  tiempo, de a poco, hasta que veas como puedes coordinar tu hobbies con tus compromisos, pero no los abandones, pues con ellos, te abandonas a ti.

 

  1. Practica la neuroplasticiadad: Si quieres sentir cosas distintas cada día, aplica la “neuroplasticidad”, una intrépida actividad que permite a tu cerebro estar jovial y aprendiendo continuamente cosas distintas. No se trata de ir a aprender algún idioma, baile de salón o manualidades, aunque también implica eso, sino que te basta con hacer las cosas diferentes día con día. Cambia el recorrido hacia el trabajo, desayuna distintos menús, llama a un amigo en forma arbitraria, péinate distinto, haz cosas variadas todos los días. El cerebro desarrolla mayor creatividad, te mantiene atento, y lo diferente lo vives en presencia, sin la automaticidad de la rutina.

 

  1. Haz ejercicio: La práctica de algún ejercicio físico generará en ti endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, elige moverte, sacudir tu cuerpo y encontrarás una vital fuente de alegría y equilibrio emocional. Además podrás tener la oportunidad de conocer a otras personas con intereses similares a los tuyos.

 

  1. Recordatorios: Pegar recordatorios amorosos en los espejos de tu casa o en el refrigerador o dónde quieras; la idea es simple, que visualices permanentemente mensajes creados por ti y para ti llenos de buena vibra y amor; palabritas que al leerlas te arranquen una sonrisa y te recuerden lo maravillosa que eres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.