Cómo tratar las uñas encarnadas de los pies con remedios caseros o acude al podólogo.

Autor: | Publicado en Salud Sin comentarios

“Uñas encarnadas” es el término más común usado para nombrar una enfermedad de las uñas llamada onicocriptosis.

Esta afección dolorosa afecta, por lo general, al dedo gordo del pie cuando uno o ambos lados de la uña presionan la piel adyacente produciendo inflamación. A menos que se tomen medidas y precauciones con anticipación, una uña encarnada puede causar una infección.

En este caso, el dedo afectado se hincha y enrojece, y a menudo se producen supuraciones de pus y agua teñidas de sangre. Sigue leyendo para aprender a tratar los casos moderados de uñas encarnadas con remedios caseros.

uñas3

Cómo sanar un dedo gordo del pie infectado

 

Necesitarás

  • Una rodaja de limón
  • Una cucharada de sales de Epsom
  • 2 litros de agua tibia
  • Agua oxigenada o yodo

 

Instrucciones

Coloca una rodaja pequeña de limón sobre el dedo y sujétala con una tirita autoadhesiva o una gasa. Ponte un calcetín para asegurarla más.

Déjate la rodaja de limón en el dedo toda la noche. Esto ayudará a que se suavice la piel y puedas liberar la uña.

Al día siguiente, levanta con cuidado la uña. Enrrolla un poco de algodón para que tome la forma de un cigarro e insértalo entre la uña y la piel. Cámbialo todos los días hasta que la uña sane.

Coloca el agua tibia en una jofaina y disuelve la sal.

uñas2Remoja el pie afectado durante 15 a 30 minutos en el agua tibia salada. Repite esto al menos de dos a tres veces por día.

Seca el pie y mantenlo lo más seco posible durante el día. Aplica un poco de agua oxigenada o yodo en la uña encarnada y en la piel que la rodea. El agua oxigenada es un antiséptico suave que sirve para las infecciones leves. Puedes sustituirla con yodo.

Cubre el dedo con una gasa o vendaje para evitar que se propaguen las bacterias y minimizar el riesgo de que se extienda la infección.

Evita usar zapatos con tacos altos; si tienes que usar este tipo de calzado, elige zapatos con taco bajo y punteras anchas. Usa únicamente calcetines blancos. El colorante de los calcetines y demás ropa interior puede desteñir y entrar en contacto con la herida, causando más complicaciones.

Córtate las uñas correctamente. Córtalas derechas en lugar de curvas. Puedes limar los bordes filosos si es necesario. No las dejes más cortas que el dedo, lo mejor es que estén al mismo nivel. Esto evitará que la uña crezca dentro de la piel cuando tu peso corporal le ejerza presión sobre el pie.uñas1

Anda descalzo todo lo que puedas, en lugar de usar zapatos o calcetines. Esto permite que el aire circule libremente, lo que ayuda a que no sigan creciendo las bacterias. Estos organismos se reproducen rápidamente en ambientes húmedos y tibios, por lo que no es recomendable usar un calzado cerrado en el pie afectado.

Consejos y advertencias

Los remedios caseros deben usarse sólo en casos de encarnación leve. Cuando la afección sea grave, debes buscar un tratamiento profesional. Por lo general, las supuraciones de agua, sangre y pus necesitan ser examinadas y tratadas por un podólogo. Esperar demasiado para ver a un profesional y tratarse una uña encarnada infectada puede producir complicaciones graves.

 

“Uñas encarnadas” es el término más común usado para nombrar una enfermedad de las uñas llamada onicocriptosis.

Esta afección dolorosa afecta, por lo general, al dedo gordo del pie cuando uno o ambos lados de la uña presionan la piel adyacente produciendo inflamación. A menos que se tomen medidas y precauciones con anticipación, una uña encarnada puede causar una infección.

En este caso, el dedo afectado se hincha y enrojece, y a menudo se producen supuraciones de pus y agua teñidas de sangre. Sigue leyendo para aprender a tratar los casos moderados de uñas encarnadas con remedios caseros.

 

Cómo sanar un dedo gordo del pie infectado

 

Necesitarás

  • Una rodaja de limón
  • Una cucharada de sales de Epsom
  • 2 litros de agua tibia
  • Agua oxigenada o yodo

 

Instrucciones

Coloca una rodaja pequeña de limón sobre el dedo y sujétala con una tirita autoadhesiva o una gasa. Ponte un calcetín para asegurarla más.

Déjate la rodaja de limón en el dedo toda la noche. Esto ayudará a que se suavice la piel y puedas liberar la uña.

Al día siguiente, levanta con cuidado la uña. Enrrolla un poco de algodón para que tome la forma de un cigarro e insértalo entre la uña y la piel. Cámbialo todos los días hasta que la uña sane.

Coloca el agua tibia en una jofaina y disuelve la sal.

Remoja el pie afectado durante 15 a 30 minutos en el agua tibia salada. Repite esto al menos de dos a tres veces por día.

Seca el pie y mantenlo lo más seco posible durante el día. Aplica un poco de agua oxigenada o yodo en la uña encarnada y en la piel que la rodea. El agua oxigenada es un antiséptico suave que sirve para las infecciones leves. Puedes sustituirla con yodo.

Cubre el dedo con una gasa o vendaje para evitar que se propaguen las bacterias y minimizar el riesgo de que se extienda la infección.

Evita usar zapatos con tacos altos; si tienes que usar este tipo de calzado, elige zapatos con taco bajo y punteras anchas. Usa únicamente calcetines blancos. El colorante de los calcetines y demás ropa interior puede desteñir y entrar en contacto con la herida, causando más complicaciones.

Córtate las uñas correctamente. Córtalas derechas en lugar de curvas. Puedes limar los bordes filosos si es necesario. No las dejes más cortas que el dedo, lo mejor es que estén al mismo nivel. Esto evitará que la uña crezca dentro de la piel cuando tu peso corporal le ejerza presión sobre el pie.

Anda descalzo todo lo que puedas, en lugar de usar zapatos o calcetines. Esto permite que el aire circule libremente, lo que ayuda a que no sigan creciendo las bacterias. Estos organismos se reproducen rápidamente en ambientes húmedos y tibios, por lo que no es recomendable usar un calzado cerrado en el pie afectado.

Consejos y advertencias

Los remedios caseros deben usarse sólo en casos de encarnación leve. Cuando la afección sea grave, debes buscar un tratamiento profesional. Por lo general, las supuraciones de agua, sangre y pus necesitan ser examinadas y tratadas por un podólogo. Esperar demasiado para ver a un profesional y tratarse una uña encarnada infectada puede producir complicaciones graves.

inicio3Linea

Deja un comentario