Cómo lucir todo el año unos pies perfectos. ¡No los descuides!

Autor: | Publicado en Belleza Sin comentarios

Cuando llega el verano a todas nos encanta poder lucir unos pies bonitos, sin grietas, sin callos y lo más perfectos posible para calzar esas atractivas sandalias que acabamos de comprar.

Para que eso ocurra debes cuidarlos durante todo el año. No sólo se enseñan los pies en verano. Y unos pies bien cuidados dicen mucho de cómo eres.5

Ahora bien, hemos de tener en cuenta que al igual que sometemos a nuestra piel y al cabello a un estricto ritual de belleza y cuidado diario, también sería interesante que hiciéramos lo mismo con los pies.

No te cuesta nada, por ejemplo, prepararte un baño relajante una vez a la semana, exfoliar los pies delicadamente, o reactivar su circulación con adecuados masajes periódicos, que tan bien nos irán para evitar que se hinchen o para encontrar alivio después de una larga jornada de trabajo.

Los pies son algo más que esa parte de nuestro cuerpo que lucir en verano. Son nuestro soporte y esa parte de nuestro cuerpo que tanto se resienten con un calzado inadecuado o tras un largo día de actividad.

En este artículo te indicamos cómo puedes prepararlos para lucirlos lo más atractivos posibles

Pongamos por caso que acabas de llegar a casa y tienes que prepararte para un evento, para una cita o para un simple paseo donde decides ponerte las sandalias y lucir con ellas unos bonitos pies. ¿Qué pautas deberíamos seguir para conseguirlo de una forma rápida y efectiva?

  1. Eliminar durezas y mal olor en 6 minutos

¿Qué necesito?

  • 30 g de sal marina
  • 30 g aceite de oliva
  • Medio aguacate
  • 5 ml de aceite esencial de menta

¿Cómo lo preparo?

Es muy sencillo. Empezaremos cogiendo un bol donde trituraremos medio aguacate para hacer una pasta muy fina.

Después, añadimos en él los otros ingredientes: la sal marina, el aceite de oliva y el aceite esencial de menta.4

Procura conseguir una crema bien finita pero con la textura adecuada para que podamos hacernos un masaje con ella.

¿Segundo paso? Pon esta crema casera en la palma de tu mano y empieza a hacer un masaje a lo largo de todo el pie, pasando por los talones, la planta y los dedos.

Procura que sea un masaje enérgico con el cual reactivar tu circulación y, a la vez, que actúe de exfoliante gracias a la sal marina.

Por último, nos limpiaremos los pies con agua tibia, dejando que se elimine toda la crema de aguacate, para después, acabar con un buen chorro de agua fría.

 

  1. Corta de modo adecuado las uñas de tus pies

El cuidado de las uñas de los pies es algo muy importante. El llevar las uñas muy largas, por ejemplo, puede ocasionarnos desde heridas hasta que se nos encarnen debido a la rozadura con los zapatos.

Así pues, ten muy en cuenta que las uñas no son únicamente esa parte de los pies que lucir a través de atractivos esmaltes que combinan con las sandalias, de no atenderlas, podemos coger serias infecciones e incluso hongos.

Toma nota de cómo debes cortar tus uñas, esto no te va a ocupar más de 4 o 5 minutos.

  • Corta las uñas con unas tijeras adecuadas o con unos alicates específicos para las uñas de los pies (nunca serán igual que las que utilizamos para las manos).
  • Desinfecta las tijeras con alcohol y sitúate sobre una toalla en un lugar cómodo.
  • Empieza cortando la uña del dedo gordo y hazlo en forma cuadrada, nunca curva. De ese modo evitamos que se encarnen.
  • Nunca te cortes las uñas demasiado cortas. Recuerda que las uñas tienen la función de proteger nuestros dedos y nuestra piel, así que, si lo haces de un modo muy raso, puedes tener el riesgo de sufrir infecciones.
  • Lima las uñas si lo necesitas y, por último, humedece un disco de algodón con unas gotitas de aceite esencial de lavanda, con el cual conseguirás fortalecer la uñas, protegerlas de las bacterias y favorecer su oxigenación.

3

  1. Pies delicados, suaves y brillantes con aceite de rosa mosqueta

El aceite esencial de rosa mosqueta no debería faltar nunca en casa. Es muy adecuado para tratar pieles castigadas, para reducir y tratar cicatrices en la piel, así como grietas, quemaduras, cutis resecos o muy quemados por el sol…

Puedes encontrar aceite esencial de rosa mosqueta en tiendas de belleza especializadas o en herbolarios y, a pesar de que su coste sea en ocasiones algo elevado, la inversión merece la pena porque es el aceite más rico en vitaminas, minerales y oligoelementos esenciales para “restaurar” y devolvernos la belleza natural de nuestra piel.

Para finalizar con estos consejos “express”, basta con aplicar unas 3 gotitas en nuestras manos e iniciar después un pequeño masaje en la zona de los talones y los dedos, que son esas zonas sin duda más castigadas.

En pocos segundos, gracias a su composición, el aceite de rosa mosqueta nos ayudará a lucir unos pies mucho más bonitos, delicados y cuidados.

El efecto y la protección te durarán varias horas.

Un truco para el invierno. Cuando hayas exfoliado los pies date una buena cantidad de crema hidratante. Te pones unos calcetines de algodón y te vas a la cama con ellos puestos.

A la mañana siguiente tendrás unos pies suaves y bien hidratados.

Mi madre decía: “En los pies y en la cabeza no demuestres tu pobreza” pues eso. Los pies son muy importantes.

 

inicio3

Linea

Deja un comentario