Personalidad reactiva y personalidad activa.

Las personas reactivas muestran poca disposición para actuar, se les va el tiempo “deseando” y no queriendo.

Una visión sin acción, es sólo un sueño. Una acción sin visión es sólo un pasatiempo. Una visión con acción puede modificar el mundo.

La reacción es impulsividad. Se da cuando el lado emocional controla a la razón. Esto generalmente nos aleja de nuestros objetivos. Cuando las circunstancias alrededor parecen adversas hay que intentar mantener la calma: analizar la situación, identificar la parte que nos corresponde y ACTUAR en la dirección a la meta que queremos alcanzar.1

Al reflexionar acerca de lo anterior podemos darnos cuenta de que en las personas existen dos grandes grupos:

  • Las activas, que poseen aptitudes para concretar sus objetivos, son perseverantes y decididas; conocen y despiertan su fuerza interior que las hace tener confianza, son persistentes para llevar al cabo sus proyectos; son autónomas en el modo de ver y juzgar la vida. Cuando tienen un tropiezo se levantan y aprenden la lección para hacer mejor las cosas.

 

  • Las reactivas, muestran poca disposición para actuar. Cualquier esfuerzo les parece “difícil”. Se les va el tiempo “deseando” y no QUERIENDO. Posponen sus compromisos, sus decisiones y dejan muchas cosas para “última hora”, se cansan muy rápido y rara vez terminan lo que empezaron, sobre todo cuando surgen dificultades; casi siempre son “soñadoras”, construyen “castillos en el aire”, tienen buenas y grandes ideas mas se les olvida ponerle a sus “castillos” cimientos. No aterrizan lo que piensan. La falta de planeación, organización y acción les impide concretar sus buenas ideas y por lo tanto no alcanzan sus metas. Se desaniman fácilmente.

 

Es muy importante que cada quien tome consciencia de que sí existe la fuerza interior, hay que encontrarla y hacer a un lado la desidia que es posponer las cosas indefinidamente sin actuar. Al conocer nuestras capacidades y al actuar sin distracciones lograremos nuestros “sueños”. Se llega a lograr lo que se QUIERE no lo que únicamente se desea. Un buen arquero se concentra en un blanco concreto antes de lanzar la flecha.2

 

Cuando queremos algo hay que ser concretos, sólo así podremos crear las estrategias para lograrlo. Concentrémonos en la acción y no nos quedemos sólo en la intención. Es maravilloso ser persona de ACCIÓN. ¡Compruébalo!

¡Ánimo! Hay que aprender a vivir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.