Arbitrario, ¿sabes lo que es? ¿Lo utilizas de forma correcta?

Este adjetivo califica a aquello que se realiza por capricho o antojo, y no por motivos razonables o especificados por una norma.

Por ejemplo: “Es un fallo arbitrario que no respeta lo establecido por la ley”, “Estoy harto de Daniel: conduce la empresa de un modo arbitrario y no permite que los demás opinemos”, “¡Esto es arbitrario! ¿Por qué decides tú en vez de consultar al resto de los integrantes del grupo?”.

Lo arbitrario se asocia al autoritarismo. Si el gobernador de una provincia conduce su distrito exclusivamente de acuerdo a sus consideraciones, sin consultar a ningún asesor y sin escuchar a los opositores o incluso a los vecinos, podrá ser calificado como un dirigente arbitrario.2

Cuando se toman decisiones que no obedecen a reglas formales o a criterios claros, también se habla de arbitrariedad. Para ocupar puestos laborales en el Estado, por citar un caso, es habitual que se realicen concursos públicos o convocatorias que permiten escoger a las personas más capaces, quienes serán remuneradas con el dinero de los contribuyentes.

Si las autoridades escogen a los empleados de modo arbitrario, no prestan atención a estas cuestiones, sino que realizan los nombramientos a su antojo.

Un despido arbitrario, por último, ocurre cuando una empresa echa a un trabajador sin causa. Estas decisiones habilitan al trabajador despedido a acudir a la Justicia para exigir su reincorporación o una indemnización. De este modo se evita o se repara el abuso que puede haber cometido la compañía en cuestión.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.