Dishidrosis en manos y pies: qué es, causas y tratamiento.

Forma parte de los eczemas de causa interna o endógena que aparecen como respuesta al estrés, los cambios de temperatura, algunas infecciones, o desencadenantes poco claros.2

Las zonas más comúnmente afectadas son la palma de las manos y la planta de los pies.

En caso de padecer dishidrosis en la época de calor, es importante refrescarse frecuentemente y utilizar un calzado que permita la transpiración.

¿Qué es?

La dishidrosis o eccema dishidrótico forma parte de las enfermedades denominadas eczemas o dermatitis. Existen eczemas de causa externa, como los eczemas alérgicos de contacto, y de causa interna o endógena, que pueden aparecer como respuesta al estrés, los cambios de temperatura, algunas infecciones, o desencadenantes poco claros. La dishidrosis generalmente forma parte de estos últimos.

¿Cómo se produce y cómo se manifiesta?

La dishidrosis se produce por una inflamación en la piel que causa la acumulación de líquido en pequeñas vesículas o “granitos” que, al juntarse, forman verdaderas ampollas, las cuales se rompen dejando una piel seca y descamada, más engrosada de lo habitual, que puede romperse o fisurarse. Las zonas más comúnmente afectadas son la palma de las manos y la planta de los pies. En su inicio, la dishidrosis suele comenzar por la cara lateral de los dedos de la mano, con vesículas que aparecen con un intenso picor. 3

¿Cómo se diagnostica?

Tanto un médico general como un dermatólogo pueden fácilmente diagnosticar una dishidrosis mediante la simple visualización de la piel. En algunos casos cabe recurrir a cultivos para descartar la infección. Es muy raro que haya que practicar una biopsia de la piel para diagnosticar una dishidrosis.

En algunos casos la dishidrosis puede traducir una respuesta a distancia de otra dermatosis. Por ejemplo, los pacientes que tienen pie de atleta (infección por hongos en los pies) pueden tener una respuesta refleja en forma de dishidrosis en las manos.

Prueba diagnóstica: Dermatoscópia

¿Cuáles deben ser las expectativas del tratamiento?

El paciente con dishidrosis debe entender que padece un problema que puede controlarse con el tratamiento, pero que puede volver a aparecer periódicamente, por lo que la curación completa nunca puede asegurarse del todo. Muchos pacientes padecen dishidrosis en la época de calor, y deben aprender a refrescarse y utilizar un calzado que permita la transpiración. El paciente debe conocer los síntomas iniciales y disponer de un tratamiento adecuado para frenar la evolución o acudir rápido al médico para ponerlo en marcha.6

¿Cómo se trata?

El tratamiento se basa en el uso de soluciones secantes y la administración de corticoides tópicos u orales. En casos muy crónicos o reincidentes, pueden emplearse medicamentos antiinflamatorios más potentes como el metotrexato o la ciclosporina. Algunos pacientes pueden responder a la fototerapia, un tratamiento que se realiza en los hospitales con lámparas de luz ultravioleta especiales.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.