Señales y síntomas del cáncer de pulmón que no deberíamos ignorar.

Autor: | Publicado en Salud Sin comentarios

El cáncer de pulmón es el segundo cáncer más diagnosticado tanto en mujeres como en hombres en Estados Unidos, y uno de los cánceres más comunes en el resto del mundo.

El cáncer de pulmón (también conocido como carcinoma del pulmón) ocurre debido al crecimiento descontrolado de células en los tejidos del pulmón.7

Si no se trata a tiempo, puede propagarse a otras zonas del cuerpo. El cáncer de pulmón se clasifica en dos tipos: carcinomas de células pequeñas (o microcíticos) y carcinomas no microcíticos.

El tabaquismo es el factor que más favorece el desarrollo del cáncer de pulmón, aunque también puede desarrollarse en personas que nunca han fumado.

Las personas que tienen un historial de cáncer de pulmón en la familia (en especial familia directa) también tienen un mayor riesgo de contraer el cáncer de pulmón.

Otros factores de riesgo son la exposición directa al humo del tabaco (fumador pasivo) y a algunos gases dañinos como el gas radón.

El cáncer de pulmón provoca el 27% de las muertes provocadas por cáncer en general (más que el cáncer de colon, cáncer de próstata y cáncer de mama juntos). Esto es debido a que en la mayoría de los casos, el cáncer de pulmón suele descubrirse y diagnosticarse cuando esta ya bastante avanzado.

Es muy importante pues, conocer las posibles señales y síntomas del cáncer de pulmón para poder reconocerlo a tiempo y curarlo.

Aquí tenéis 10 de los síntomas más comunes detrás del cáncer de pulmón

1.- Tos crónica

Todo el mundo tiene catarros y tos de vez en cuando. Pero si tienes tos crónica durante más de tres semanas y ningún otro síntoma de un catarro, puede ser un síntoma temprano de cáncer de pulmón.5

Si sufres de una tos persistente, que continua durante semanas y que no responde a la medicación que estas tomando, visita al médico directamente. El médico podrá (con la ayuda de Rayos X y otros test) determinar la causa exacta de la tos y el tratamiento adecuado para la cura.

2.- Tos con sangre

Si estas tosiendo sangre, independientemente de si es mucha o poca, es recomendable visitar al doctor lo antes posible para encontrar la causa.

3.- Sonido sibilante

Cuando las vías respiratorias se estrechan, bloquean o inflaman, se provocan sonidos sibilantes a la hora de exhalar. Las causas más comunes detrás de este sonido sibilante son el asma y las alergias. Sin embargo, también puede ser un síntoma de cáncer de pulmón.

4.- Falta de aire

Sentir una falta de oxígeno al respirar también puede ser un indicador de cáncer de pulmón. 9 de cada 10 enfermos de cáncer de pulmón avanzado sufren de esta condición.4

También puede ser causado por anemia, infecciones respiratorias, bronquitis crónica, arterias obstruidas…

Si de repente experimentas falta de aire haciendo alguna tarea sencilla que antes hacías fácilmente, no te lo tomes a la ligera. Consulta a un doctor.

5.- Dolor en el pecho y huesos

El dolor en el pecho que se intensifica con la tos, risas y/o respiración profunda, es a menudo un síntoma temprano del cáncer de pulmón. Ocurre cuando el cáncer se extiende por el revestimiento del pulmón.

Cuando el cáncer es avanzado, puede extenderse a los huesos, resultando en dolores de espalda, brazos, cuello, hombros y otras zonas del cuerpo.

6.- Infecciones pulmonares frecuentes

Si sufres de infecciones pulmonares con bastante frecuencia (como bronquitis o neumonía) a pesar de tomar antibióticos, puede ser una señal de una mala salud general del pulmón (e incluso de cáncer).

Si tu bronquitis o neumonía no responden a tu tratamiento, consulta el doctor para que te haga las pruebas pertinentes y así podáis descartar la posibilidad de tener cáncer.

7.- Dificultad para tragar

La dificultad para tragar suele ser un síntoma común de una garganta irritada.

Sin embargo, si el dolor y la dificultad para tragar persisten  (tanto sólidos como líquidos) durante varias semanas sin mejora, puede ser un síntoma de cáncer de garganta o estómago, así como una señal temprana de cáncer de pulmón.

Si estas experimentando molestias al tragar, visita al doctor para encontrar la causa del problema lo antes posible.

8.- Voz ronca y rasposa

Todos (o muchos de nosotros) sufrimos de voz ronca de vez en cuando o alguna vez en la vida.3

La voz ronca está asociada primordialmente a la laringitis (una infección viral del tracto respiratorio), aunque también puede ser causado por reflujo gastroesofágico, alergias, tos persistente…

Si experimentamos cambios en el tono y volumen de nuestra voz durante más de 2-3 semanas (sin conocer la causa) es recomendable consultar a un doctor.

9.- Pérdida de peso inexplicable

Una pérdida de peso repentina e inexplicable puede ser debida a la presencia de un cáncer en nuestro organismo. 6 de cada 10 enfermos de cáncer de pulmón experimentan pérdidas de peso repentinas.

También puede ser debido a otros tipos de cáncer (de estómago, de páncreas o de esófago).

Si no estás a dieta y aun así estás perdiendo peso, ve a visitar al doctor para encontrar la causa exacta.

10.- Acropaquia

La acropaquia provoca deformaciones en las uñas de los pies y de las manos.

Estos cambios incluyen ablandamiento de los lechos ungueales, cambios en el ángulo entre la cutícula y la uña, y crecimiento curvo de la uña hacia abajo.1

Si padeces acropaquia y sufres de alguno de los síntomas mencionados arriba, consulta al doctor inmediatamente.

Trucos para reducir el riesgo de contraer cáncer de pulmón

  • Si nunca has fumado, no empieces a hacerlo. Si fumas, es el momento para dejarlo.
  • Asegúrate de no exponerte al humo de otras personas (evitar ser fumador pasivo).
  • Haz un test a tu vivienda para comprobar que esté libre de gases (como el radón). En caso de haber, tomar las medidas necesarias para eliminarlo.
  • Evitar zonas altamente contaminadas e industrializadas.
  • Mejorar la calidad del aire en la casa y trabajo, incorporando plantas de interior como el aloe vera, la palma de bambú, el lirio de la paz, el helecho…
  • Hacer ejercicio diario y mantenerse activo.
  • Comer una dieta que incluya frutas nutritivas, verduras y granos enteros.
  • Alejar el estrés y la ansiedad (que influyen de forma adversa en nuestra salud). Podemos practicar meditación o yoga para relajar la mente y el cuerpo.
  • Practicar respiración profunda durante 10 minutos, varias veces al día.
  • Limpiar y desintoxicar los pulmones bebiendo té de jengibre, 2-3 veces al día.
  • No tomar medicamentos ni suplementos sin antes consultar el doctor.
  • Mantener una buena higiene y hacer pruebas de salud de vez en cuando.

 

inicio3

Linea

Deja un comentario