Las personas educadas. ¡Una bendición!

Autor: | Publicado en Curiosidades Sin comentarios

Hay que aclarar que una persona educada, no lo es simplemente por sus modales refinados, o por saber qué cubierto utilizar en una mesa.

Una persona educada debe serlo en todo momento y con todo el mundo.educados3

Los buenos modales deben ser la expresión de nuestro “patrimonio interior” y no del patrimonio exterior, posición social o de su nivel económico del que sería una completa ordinariez presumir.

Las virtudes de una buena educación son muchas, pero quizás las más importantes sean estas:

 

Virtudes de una buena educación:

La amabilidad. El término “amabílitas” proviene del latín con un significado de amado, de ser amado o preferido.

Se trata de una de las virtudes mejor valorada por todas las personas.

Una persona puede ser educada, ir bien vestida… pero si además es agradable y amable, entonces es una persona encantadora. Entendemos por una persona amable, a una persona con buenos modales.

Dice Capús que “Una persona amable es aquella que escucha con una sonrisa lo que ya sabe, de labios de alguien que no lo sabe”.

Por otro lado, el pensador y escritor francés del Renacimiento, creador del género literario conocido como ensayo, Michel de la Montaigne afirmaba que “Aunque pudiera hacerme temible, preferiría hacerme amable“.

Y es que una persona amable es querida y respetada.

Personalmente creo que la amabilidad es generosidad y hay que derrocharla.

Hay que ser amable con todo el mundo, pasar el “testigo” y contagiar amabilidad. Solamente una cosa más, no abuse de ella y no sea empalagoso.

Otras de las virtudes a tener en cuenta de una buena educación es el AMOR, sí amor, entendido en protocolo como preocuparse por los demás.educados4

La COMPASIÓN, teniendo cuidado de no confundirla con la falsa caridad, porque compasión es no sentir odio por alguien que ha cometido un error. Compasión es no alegrarse del mal ajeno.

Como cuarta virtud también resaltaría la CONSIDERACIÓN. Ser considerado, es respetar a los demás, y respetar sus sentimientos y creencias.

La consideración significa dar la misma importancia a las preferencias ajenas tanto como a las propias. Fomentar la empatía y ponerse en el lugar del otro antes de actuar.

Algo que nos lleva irremediablemente a LA CORTESÍA que consiste en ser educado y tener buenos modales, en cualquier situación de nuestra vida diaria.

La GENEROSIDAD o el acto de compartir cosas sin esperar nada a cambio.

 

La FIDELIDAD/LEALTAD. Es decir, ser coherentes con lo que creemos. Ser fieles a nuestras ideas y a nuestros principios.

Cuidado que ser fiel, no significa no ser flexible, sino consecuente. Flexibilidad es reconocer que algo debemos cambiar dentro de nosotros o de nuestro entorno.

Respecto a La GRATITUD, permíteme que me eche mano al refrán “De bien nacidos es ser agradecidos” que resume sin necesidad de comentarios esta virtud fundamental.

Las dos siguientes virtudes empiezan con H muda pero son quizás las virtudes más sonoras.

Se trata de la HONRADEZ, que significa proceder con rectitud e integridad y de la HUMILDAD.

¡Qué difícil es la humildad! Es la virtud más invisible y sin embargo la que más brilla.

Humildad es reconocer que no somos más importantes que nadie y aprender de nuestros errores. La humildad va muy de la mano de la sencillez y hace más grande a la persona.educados1

Siguiendo nuestro recorrido está La JUSTICIA que como expresa el derecho Romano, que sirve de base a nuestro ordenamiento jurídico es, la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo suyo (Constant et perpetua voluntas sum cuigue tribuere) y que presupone la imparcialidad, lo que implica actuar sin prejuicios.

La MODERACIÓN es otra virtud principal. La moderación supone conocer nuestros propios límites y es prima hermana de la paciencia.

Y por último, La TOLERANCIA. Palabra tan usada presidencialmente en este país y que consiste en reconocer que alguien que no piensa como nosotros o actúa como nosotros, merece un respeto y que no es menos que nosotros.

Como habrán deducido es fácil decir la palabra Tolerancia y es difícil ponerla en práctica.

Estas son las virtudes claves, pero permíteme que añada dos más de propina: la puntualidad y la sonrisa.

La PUNTUALIDAD , escasísima, no cotiza en bolsa….es una de las normas básicas de la buena educación. Hay muchas leyendas sobre la misma, la más típica, la de llegar tarde a una fiesta o una boda, como toque de distinción. Mentira. No es elegante ni educado llegar tarde a ningún sitio.

Respecto a La SONRISA es la luz de nuestro rostro, con permiso de las marcas de cosmética, es la que nos abre muchas puertas, la que genera aptitudes positivas y la que nos alisa el camino para llegar a los demás.

La sonrisa tiene un efecto multiplicador, es gratis y siempre bienvenida. Practíquela.

Como conclusión:

  • El Protocolo no es un encorsetamiento, sino una ayuda utilísima para vivir en sociedad.
  • El protocolo nos facilita la buena convivencia. De hecho, cuanto más civilizado es un pueblo, mayor es su tradición protocolaria.
  • La buena educación no pasa de moda y abre muchas puertas, especialmente a nivel profesional y lo que es mejor, dice mucho de las personas.

Según Tayllerand, Príncipe de Benevento, “Solo los tontos se ríen de la buena educación“.

 

inicio3

Linea

Deja un comentario