¿Cuándo dices que ha muerto?

¡Andaaa!!! ¡Ni idea!!!

Esto es lo que, lamentablemente queda, cuando la gente murmura que  te has muerto.

Casi lo menos importante que ocurre es que te has muerto. La sociedad que va deprisa no te dedicará más de 3 minutos al conocer la “triste” noticia. Luego llegan los “cómos y los por qués” Si se entera uno de que te has muerto lo más lógico es enterarse también de cómo o en qué circunstancias ha ocurrido el lamentable hecho.

“Dicen que tenía depresiones” respuesta inmediata: “¿Se ha suicidado?” no, no, creo que sido de otra cosa.

Pero no importa lo que eras, tus logros, tus aficiones, tus enfermedades.

Si supiesen que yo llevo desde el 2003 en tratamiento de la depresión me adjudicaban una de suicidio, por favor. Pero resulta que también y desde mucho antes soy fumadora. ¿Cáncer de pulmón?

Como si sólo produjese cáncer de pulmón el tabaco, pero no señora, tampoco. Bueno, ya hemos perdido mucho tiempo y no salía de casa luego no hay trapos sucios que sacar a lavar.

Y se cambia de tema. ¿Sabes que el Matamoros ha dejado el Sálvame? ¿Qué me dices??? Me dejas helada. Pero, cómo, por qué, cuándo…cuenta, cuenta y el lastimoso y ridículo Matamoros me usurpa protagonismo. No digamos si es la boda de la Esteban. Entonces ni te nombran. Hay que comprar revistas y memorizar lo que dices de ella y del de las ambulancias.

¿Y si me suicido? Entonces hay más tema. Más protagonismo. Buscan primero el cómo y unos dirán: “Mira ya descansa” “Qué cobarde es la salida más fácil” “Es un pecado espero que al final se arrepintiese” Oye, “nadie la obliga” Los más indulgentes dirán algo más coherente: Le pudo la vida, le pesaba su situación, ahora descansa en paz, se acabaron sus sufrimientos, y al menos, hablan de ti con respeto.

¡¡Claro que no salía!! Tengo Agorafobia sin ataques, voy a sitios seguros y procuro adaptarme a los nuevos. Pero ya soy capaz de ir a la farmacia, a Mercadona, aunque me vaya pitando a media lista de la compra… Buscarán el cómo y olvidarán el por qué. Olvidarán mis logros personales, total ¿a quién le importa las carreras que tengas? En el Cielo en el Infierno no piden Currículum. ¿Para qué habré estudiado tanto en mi vida? No me ha servido de nada. Bueno sí para tener una pensión decente, pero mileurista. Nada más. Pero por lo que he ejercido no por mis logros personales.

Tal que el día que me suicide no habrá nadie ni nadie me recordará por mis logros académicos y sociales. Somos gregarios, pero el corazón duro como una piedra para protegernos del mal ajeno. Morbo amigas, puro morbo. Encima moriré con hambre que la dieta que estoy haciendo cualquier día doy bocados a las puertas. ¿Para qué?

¿Qué para qué quiero adelgazar? Primero por salud (más mental que otra cosa), para moverme porque me paso todo el santo día sentada en el sofá desde hace unos 12 años. Y a ver si me voy a quedar inválida con la tontería. Quiero adelgazar porque me veo gorda y ridícula. Me da vergüenza que me vean. Llevo la talla XXXXL sí, cuatro equis. Me hace más delgada.

Voy al gimnasio por salud mental y para poder hablar. Tengo 3 compis chicas que conmigo somos las cuatro de las 8 de la mañana. ¿Por qué tan pronto? Ves a media mañana. Pues mira, no. Voy tan pronto porque no me encuentro a nadie ni vecinos ni nada. Porque a esa hora se está muy bien en el gimnasio y no huele a sobaco y otras cosas… El gimnasio no lo dejaré nunca, de hecho he pagado el año entero. Pero no voy para dejarme la vida en él, mi monitor ya lo sabe y se vuelca conmigo. Es una bella persona: comprensivo y solidario.

Pues nada que si me suicido ya os avisaré con tiempo para que hagáis memes conmigo o bromas (eso me gusta) y que no os pille de nuevas. Susto o muerte. Elijo muerte. ¿Pero cómo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar
Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.