Falsos mitos que debes desterrar si quieres perder peso

Son muchas las creencias erróneas que circulan alrededor de las dietas de adelgazamiento. Hoy te contamos algunas de las más extendidas.

Fuente: hola.com

A pesar de la proliferación de todo tipo de dietas para reducir los centímetros de más, no hay milagros que valgan. Nunca nos cansaremos de repetir que mantener una alimentación saludable, combinada con ejercicio físico, es el único ‘truco’ que realmente funciona para mantenernos en forma. Sin embargo, a pesar de ser ésta una verdad que pone de acuerdo con médicos y nutricionistas (serios) de todo el mundo, aún continúan circulando falsos mitos que, por desgracia, siguen llevando a confusión a muchas personas que desean perder unos kilos. Estos son algunos de esos mitos más extendidos:

 

-Los productos ‘light’ son sinónimo de perder peso: Pese a tener menos contenido de azúcares, grasas, sal o valor energético que su versión convencional, no implica que los productos ‘light’ sean bajos en estos nutrientes. Lo importante es tener en cuenta los valores absolutos presentes en este tipo de productos. Por ejemplo, una mayonesa o unas patatas fritas, por muy ‘light’ que sean, continúan teniendo un elevado aporte calórico.

 

 

Los hidratos engordan: Estos nutrientes son esenciales en nuestra alimentación. De modo que lo realmente importante no son tanto los hidratos (ni, por cierto, la hora del día -desayuno, comida o cena- en que los incluimos en nuestros menús), sino el tipo. Así, por ejemplo, los hidratos presentes en alimentos como tubérculos, cereales integrales, frutas o legumbres son absolutamente recomendables, mientras que los presentes en harinas refinadas, bollería, dulces, productos procesados… no lo son en absoluto.

 

Beber mucha agua ayuda a adelgazar: Es totalmente falso. El agua es necesaria e imprescindible para la buena salud de nuestro organismo. Sin embargo, sobre hidratarse puede llegar a ser incluso contraproducente. Olvídate de los ‘litros’ o ‘vasos’ que tienes que beber al día obligatoriamente; la sensación de sed es una excelente ‘guía’ sobre nuestras necesidades hídricas.

Para perder peso es necesario pasar hambre: Las dietas que son demasiado restrictivas lo único que conseguirán es desanimarnos en nuestro propósito. De hecho, lo recomendable no es tanto pensar en dietas (implican un período de tiempo limitado), sino pensar adquirir unos hábitos alimenticios saludables y mantenerlos en el tiempo.

El zumo natural de fruta equivale a la fruta entera. Los nutricionistas no dejan de recordarnos que es infinitamente mejor tomar la fruta entera que hacerlo en forma de zumo (por muy natural que sea éste). Por un lado, el poder saciante es infinitamente mayor si tomamos la fruta de forma sólida. Pero es que, además, los zumos carecen de fibra y aportan más calorías (por ejemplo, en el caso del zumo de naranja, normalmente empleamos dos o tres piezas).

 

 

Hacer caso a los reclamos publicitarios de los envases de alimentos: es fundamental dedicar unos segundos a leer bien las etiquetas de los productos y comprobar realmente cuál es su composición. Así evitarás acabar en la cesta de la compra, por ejemplo, con cereales de desayuno ‘Fitness’, que en realidad están cargados de azúcares, un paquete de fiambre de pavo o de jamón York, que en realidad no son especialmente saludables (se trata de carnes procesadas), etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.