El Batch cooking: cocina más para cocinar menos

Cocinar para toda la semana el domingo no es imposible. El método del “batch cooking” nos permite cocinar más sano y tener mucho más tiempo libre.

Cuando no tenemos tiempo entre semana para cocinar lo que nos salva la vida es tener cosas ya hechas, aunque sean unos básicos: un poco de arroz, unas legumbres, algunas verduras, etc.

Nosotros en casa llevamos ya años haciendo el Barch cooking y lo congelamos todo. Tenemos dos congeladores con primeros y segundos platos. Qué rico ese filete que haces a la plancha junto a seis más y luego lo congelas y los vas sacando poco a poco.

Las judías y las lentejas por supuesto. Hasta la paella o unos ricos espaguetis carbonara.

 

Para esto podemos dedicar un día a la semana, pero también podemos aprovechar cada vez que vayamos a hacer algún plato, hacer de más y guardar para otro día. Ese es el concepto básico de batch cooking.

 

La mayoría de los platos requieren un tiempo de cocción similar hagamos para 2 que, para 4 personas, así que ¿por qué no aprovecharlo?

Cómo planificar y cocinar para toda la semana. Sin estrés

 

Los 4 básicos del batch cooking

Cuando haces platos que se pueden guardar bien en la nevera o congelar en grandes cantidades, después podrás comer en un momento sin necesidad de pensar en cocinar. Con esto te ahorras estrés, pasas menos tiempo en la cocina, tienes siempre comida ya hecha (así no tiras de preparados), ahorras dinero, aprendes recetas nuevas…

 

  1. Prepara platos congelables

La mayoría de los platos congelan bien: hamburguesas veganas caseras, arroz, guisos, potajes, sopas, cremas, etc. Antes de preparar una buena cantidad de un plato piensa el tiempo que va a pasar y congela todo lo que puedas.

 

Para usar después estos congelados basta con descongelar con antelación (dejándolos en la nevera) o calentar directamente a la sartén (arroz, hamburguesas, etc.) o a la cacerola (guisos, potajes, sopas, cremas, etc) a fuego lento.

 

Hay pocas cosas que no se pueden congelar, como algunas salsas emulsionadas (mayonesa vegetal, por ejemplo) y algunas verduras (lechuga, rúcula, canónigos, etc.). En estos casos es mejor guardarlo en la nevera en un recipiente bien cerrado y comerlo cuanto antes.

 

Cómo organizar un menú semanal saludable

  1. Congela en porciones

Para ahorrar más tiempo aún, en lugar de congelar el potaje entero en un táper grande, congélalo en porciones que sí te comerías. Utiliza envases más pequeños y así solo tendrás que descongelar lo que te vayas a comer. Tardas menos y es más eficiente.

  1. Revisa tus envases

Antes de cocinar cualquier cosa en grandes cantidades asegúrate de tener envases apropiados para guardarlo. Utiliza tápers y tarteras que cierren bien, preferiblemente apilables. Siempre que puedas, como recomendaba en el punto anterior, congela por porciones en envases más pequeños.

 

Recuerda siempre proteger bien los alimentos para evitar quemaduras por frío y que cojan sabores raros.

 

En el caso de las sopas y cremas, no llenes los envases hasta el borde, con la congelación el agua se dilatará y ocupará más espacio, así que deja siempre espacio entre el caldo y la tapa.

 

  1. Recetas

Puedes buscar nuevas recetas para batch cooking: recetas que permitan hacer grandes cantidades y que congelen y descongelen bien.

 

Los básicos como guisos y potajes en general funcionan perfectamente. En lugar de hacer para dos personas, usa una olla más grande si es necesario, y añade más ingredientes.

 

Puedes multiplicar los ingredientes de las recetas. Estará hecho casi en el mismo tiempo y tendrás para otras comidas a lo largo de las siguientes semanas. Piensa por ejemplo en currys de garbanzos con verduras, potajes de lentejas, guisos con seitán, tofu o tempeh, etc.

 

Las sopas y cremas, al descongelarlas, pueden separarse, quedando arriba el agua y abajo las partículas de verduras que pesan más. No pasa nada, basta con removerlo bien o batirlo unos segundos con la batidora.

 

6 sopas y cremas nutritivas

Puedes hacer una buena olla de crema de calabacín, vichyssoise, crema de calabaza, consomé de verduras… y descongelar y calentar siempre que te apetezca.

 

Las lasañas, tartas saladas y similares también congelan estupendamente, con la ventaja de que son más fáciles de cortar en porciones. Prepara lasañas con los moldes más grandes que tengas y que te quepan en el horno, después lo agradecerás.

 

Las albóndigas, hamburguesas, croquetas, etc., está claro que son una de las alternativas más cómodas, pero necesitarás también algo con lo que acompañarlas. El pisto congela estupendamente, al igual que los panes, verduras asadas, cuscús, quinoa, mijo, etc.

 

Es una pérdida de tiempo y de dinero estar cocinando todos los días. Si lo practicas verás cómo aumenta tu tiempo libre!! Y recuerda que la fruta también se congela. En el caso de las fresas compra en abundancia y congela… tendrás fresas todo el año!! Y los higos, las cerezas y picotas… la imaginación al poder!!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.