Causas y Factores de Riesgo del Trastorno Obsesivo-Compulsivo

Los investigadores especializados en el campo de la salud mental han concluido que existe una combinación de factores que se conjugan para provocar el desarrollo del trastorno obsesivo-compulsivo. A continuación, se describen dichos factores:

Factores genéticos: Al igual que con otras enfermedades mentales, se cree que el trastorno obsesivo-compulsivo tiene un componente genético, ya que es un padecimiento que suele ser común en algunas familias. Los individuos que tienen un pariente de primer grado con el TOC (por ejemplo, un hermano o un padre biológico), enfrentan un mayor riesgo de desarrollar síntomas de este trastorno. Adicionalmente, si existen antecedentes familiares de otros tipos de ansiedad, las personas son más susceptibles de presentar los efectos del TOC.

Factores físicos: La presencia de un desequilibrio químico en el cerebro puede hacer que las personas sean más vulnerables al desarrollo de los síntomas del TOC. Por ejemplo, los neurotransmisores son los químicos del cerebro responsables de enviar los mensajes de un área del cerebro a otra. Cuando ocurre un desequilibrio en estos químicos y se merma su capacidad de transmitir los niveles adecuados de serotonina a las áreas del cerebro responsables de reconocer y manejar el sentido de bienestar, es posible que aparezcan los síntomas del TOC.

Factores ambientales: Existen ciertos factores ambientales que provocan la aparición de distintos tipos de ansiedad, incluyendo el trastorno obsesivo-compulsivo. Los individuos que han pasado por experiencias de la vida que no pueden controlar corren un mayor riesgo de desarrollar síntomas sinónimos del TOC, esto debido a que la participación en conductas características de esta enfermedad puede proporcionar inicialmente a dichos individuos un sentido de tener el control sobre algo. Sin embargo, conforme empeora la enfermedad, los individuos eventualmente pierden el control de sus síntomas, lo que perpetúa aún más su angustia. Los ejemplos de ciertos factores que pueden conllevar al desarrollo del TOC pueden darse cuando la persona experimenta un trauma, es víctima de abuso o abandono, crece en un hogar disfuncional o se expone a niveles de estrés crónicos.

Factores de Riesgo:

Antecedentes personales o familiares de enfermedades mentales
Falta de participación de los padres
Ser víctima de abuso físico, sexual y/o emocional
Sufrir de abandono
Discordia familiar extrema
Experimentar cambios significativos en la vida sobre los cuales la persona no tiene un sentido de control
La muerte de un ser querido
Vivir bajo niveles de estrés excesivos
Discordia en las relaciones
Carencia de una red de apoyo
Sufrir de una enfermedad física crónica
Indicios y Síntomas del Trastorno Obsesivo-Compulsivo

La Anxiety and Depression Association of America clasifica los síntomas del TOC en dos categorías distintas: obsesiones y compulsiones. Los indicios y síntomas que tienen las personas con el TOC varían de una persona a otra, pero pueden incluir los siguientes:

Síntomas obsesivos: Las obsesiones que presentan los individuos que sufren del TOC son intrusivas y típicamente no deseadas, además de que pueden ser totalmente absorbentes. La presencia de estas obsesiones puede inhibir la capacidad de concentrarse en otra cosa. Estos son algunos ejemplos de los síntomas obsesivos, aunque existen otros:

Sentirse excesivamente preocupado o innecesariamente responsable de otros
Tener preocupaciones crónicas e irracionales sobre la suciedad y los gérmenes o sobre contaminarse de alguna manera
Experimentar impulsos agresivos; sin embargo, estos impulsos suelen manifestarse como imágenes intrusivas en la mente del individuo, pero no siempre se convierten en acciones
Imágenes inapropiadas, desagradables e indeseadas de carácter sexual y/o religioso
Preocupaciones excesivas e irracionales sobre el orden, la disposición y/o la simetría de los objetos
Pensamientos perturbadores de una naturaleza gráfica
Síntomas compulsivos: Las compulsiones son conductas atípicas que los individuos se sienten obligados a tener, a pesar de no querer hacerlo. Cuando se presentan estas conductas compulsivas, las personas con el TOC se sienten incapaces de dejar de tenerlas, ya que de no lograrlo, experimentarán sensaciones de ansiedad cada vez más fuertes y a menudo debilitantes. Estos son algunos ejemplos de los síntomas compulsivos, aunque existen otros:

Arreglar los objetos constantemente
Comer la comida en un cierto orden o patrón
Verificar irracionalmente y luego volver a verificar que se hayan realizado ciertas actividades (tales como checar repetidamente que las puertas estén cerradas con llave)
Acumular objetos (tener una dificultad extrema para desechar objetos, incluso si son inútiles o poco importantes)
Experimentar la imposibilidad de dejar de repetir ciertas frases
Lavarse las manos repetitivamente
Limpiar excesivamente
Experimentar la incapacidad de dejar de realizar actividades repetitivas (tales como tener que encender y apagar la luz varias veces antes de salir de una habitación)
Si usted piensa que está teniendo una crisis o si tiene pensamientos de lastimarse a sí mismo o a otras personas, por favor llame al 9-1-1 o acuda de inmediato a la sala de emergencias más cercana.
Efectos del Trastorno Obsesivo-Compulsivo

Las personas que sufren del TOC y que no tienen acceso a un tratamiento adecuado pueden ser susceptibles de presentar distintos efectos negativos a largo plazo. Adicionalmente, de no tratarse, es probable que los síntomas del TOC sigan intensificándose, causando una afectación adicional en la vida del individuo. A continuación, se enlistan algunos ejemplos de los efectos que pueden surgir cuando no se trata la existencia del trastorno obsesivo-compulsivo:

Desempeño escolar deficiente, conllevando al fracaso académico
Desempeño laboral deficiente, conllevando a la pérdida del empleo
Ausencias frecuentes de la escuela o del trabajo
Aparición de conductas autolesivas o realización prolongada de las mismas
Aislamiento social
Afectación de las relaciones interpersonales
Desarrollo de una adicción a las drogas y/o al alcohol
Pensamientos y comportamientos suicidas
Trastornos Concurrentes

Cuando los individuos sufren del trastorno obsesivo-compulsivo, es común que también experimenten síntomas característicos de otras enfermedades mentales. Los trastornos que más comúnmente ocurren junto con el TOC incluyen:

Trastorno de pánico
Trastorno de ansiedad generalizada
Trastorno de ansiedad social
Fobias específicas
Trastorno depresivo
Trastorno bipolar
Trastorno de estrés postraumático
Trastorno de tics
Trastornos de la alimentación
Trastornos de uso de sustancias nocivas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.