Perdón a mi madre muerta.

Perdóname mamá porque he estado muy enfadada y triste por tu última marcha a la Luz. No he sabido cómo perdonarte, te he culpado por dejarme sola.

Mi vida se paró por tu muerte, te he culpado también por eso. He querido morirme por estar a tu lado. ¡Cuánto te echo de menos!

Perdóname por hablarte de cualquier manera, por desconocer que tenemos un pacto, por herir tus sentimientos a partir de mis propias percepciones. Perdóname por cada minuto en el cual creí que todo esto se trataba de ti y no de mí.

Perdóname por nuestra historia juntas, por pretender cambiarla, por no superarla.

Perdóname por querer marcharme de tu vida, perdóname por haberme ido, perdóname por no querer volver a ti, perdóname por no honrarte y no amarte lo suficiente.

 

 

Perdóname por no querer vivir sin ti, por desesperarme y no aceptar el dolor que me ha causado tu pérdida.

Perdóname por no perdonarte que te hayas ido y me hayas dejado sola, el dolor que sufro es un dolor egoísta. Haz que yo me perdone por tanto dolor.

Ahora entiendo que cada uno tiene su lugar y el tuyo es marcharte a la Luz a ese espacio de Amor. Tú no lo pediste, yo tampoco, pero tenía que ser así.

Es una prueba dura que he tenido que ir asimilando. Te extrañaba tanto…

Ahora las dos nos perdonamos.

Gracias, gracias, gracias…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.