El cigarro y la cirugía estética no son una buena combinación

Autor: | Publicado en Belleza Sin comentarios

 

 

Todos sabemos que fumar es dañino para los pulmones, el corazón, la piel y los vasos sanguíneos. Además, puede incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, derrame y cáncer al pulmón.

A pesar de estos riesgos, alrededor de 1.1 mil millones de personas en el mundo son fumadores regulares. Esto representa uno de cada tres adultos. La nicotina en los cigarros es una droga y es tan adicta como otras drogas, como la heroína. Algunas personas comparan dejar de fumar con recuperarse de una adicción a la heroína.

 

Los cigarros contienen hasta siete mil químicos. Estos pueden ser muy peligrosos durante una cirugía estética (Rinoplastía, Mamoplastía, Lipoescultura, etc.)y pueden comprometer el proceso de recuperación.

 

La nicotina puede encoger los vasos sanguíneos, lo que inhibe el suministro de sangre. Un adecuado suministro de sangre es muy importante en una cirugía plástica. Los tejidos mueren sin un adecuado oxígeno y el área puede no sanarse de forma adecuada.

Otros efectos en el paciente relacionados con la nicotina incluyen:

 

  • Complicaciones para respirar debido a la falta de oxígeno.
  • Desarrollo de coágulos de sangre
  • Aumento del riesgo de sufrir infecciones

 

 

 Dejar de fumar antes de la cirugía plástica

 

Dejar de fumar es necesario antes de someterse a una cirugía plástica. Muchos cirujanos plásticos piden a los pacientes dejar de fumar al menos una semana antes del procedimiento.

 

La nicotina tiene un corto periodo de semidesintegración: alrededor de dos horas. En una semana no debería haber rastro de nicotina en el sistema, por lo que debe ser seguro realizar una cirugía.

 

Fumar luego de la cirugía plástica

 

Los cirujanos plásticos recomiendan a los pacientes no fumar luego de la cirugía plástica, ya que puede causar un pobre suministro de sangre y una lenta recuperación. Los pacientes no deben fumar hasta que el cirujano plástico lo indique en una cita de seguimiento. Sin embargo, es preferible que nunca vuelva a fumar.

 

Para aquellos que están intentando dejar de fumar, la cirugía plástica puede ser la motivación que busca para decir adiós al cigarro para siempre.

 

Además, tendrán un nuevo aspecto luego del procedimiento y alejarse del cigarro también ayudará a mantener un buen aspecto y sentirse mejor. Esto es en especial cierto si los pacientes son jóvenes y se preocupan por las arrugas.

Deja un comentario