Hijos adoptados ¿se les quiere igual?

Este es el trasfondo del debate que se abierto en la sociedad tras conocer que, en Cataluña, un total de 72 niños adoptados han sido abandonados por sus familias adoptivas en la última década.

La mayoría de estos niños adoptados tenían más de 10 años, lo que complica su integración en un nuevo seno familiar.

¿Qué está ocurriendo, entonces? ¿No queremos igual a los hijos biológicos que a los adoptados?

Viene a colación en este artículo el juicio reciente por la muerte de la niña Asunta asesinada por sus padres. Asunta era una niña hiperactiva. Los padres se separaron y se convirtió en un problema para reiniciar sus vidas.

hijos1

¿Cómo fueron capaces de matarla? ¿Cómo fueron capaces de envenenarla y ponerle un cojín en la cara hasta quitarle la vida?

Son preguntas sin respuesta pero ahí queda el hecho. Asunta era una niña adoptada.

Los hijos adoptados tienen los mismos derechos que los hijos biológicos

La adopción de un hijo/a en su más tierna infancia es una gran satisfacción para los padres, que se comprometen a cuidar y colmar de cariño a ese niño, que por ser pequeño y sin ser consciente de ello, les está entregando los mejores años de su vida.

Sin embargo, cuando se acaba la infancia, esos mismos padres, que se han visto colmados de felicidad durante la niñez de su hijo, deben ser conscientes de que, a partir de la adolescencia, puede presentar problemas de conducta.

Los padres no nacemos expertos en el manejo de algunas difíciles situaciones que la vida nos plantea, pero sí debemos asumir nuestro compromiso como padres continuando nuestra labor hasta el final, o ¿no es igual un hijo adoptado que un hijo biológico?

Cuando se adopta un hijo, el sistema legal de adopción pide un certificado de idoneidad a los padres que lo solicitan, en cambio los padres biológicos están exentos de este certificado. hijos4

Sin embargo y debido a los casos de abandono, las autoridades están considerando replantear los criterios que se siguen actualmente para otorgar la idoneidad a las familias adoptivas (que se niegan a un 3 por ciento de los padres) en favor de un mayor seguimiento.

Y ¿qué supone para los niños enfrentarse a un abandono y a la dificultad de ser alojados en otra familia a la edad de 10 años?

La mayoría de estos niños abandonados, concretamente el 66,7 por ciento, son mayores de 10 años  y el 23,7 por ciento tienen entre 6 y 10 años.

En general, la mayor parte de los abandonos se producen en la preadolescencia, cuando los hijos generan mayores problemas, y los padres optan por renunciar a su tutela.

En virtud de todos estos aspectos relacionados con la adopción y el abandono, lo realmente importante es actuar para que no se juegue con la vida de los niños, hayan sido adoptados o no.

Cuando una pareja elige adoptar a un niño o a una niña debe ser consciente de que su decisión es muy importante y de que su hijo será como uno biológico.

Fuente: Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.