Consejos y remedios caseros para los codos resecos y negros

Autor: | Publicado en Belleza Sin comentarios

Es muy importante exfoliar la zona con un procedimiento más que sencillo, mientras nos duchamos, por ejemplo. Puedes frotar los codos con un guante para masajes o una esponja vegetal, con cuidado para no lastimar. Si la piel está demasiado rugosa, algunas personas optan por la piedra pómez, aunque se debe prestar atención de no provocar sangrados o heridas. Así, podrás eliminar las capas de piel muerta que se han acumulado en los codos. Repite la exfoliación una vez a la semana, siempre con masajes circulares.

 

Algunos exfoliantes caseros:

Azúcar y aceite de oliva: mezcla ¼ taza de azúcar morena con 1/8 taza de aceite de oliva. Masajea suavemente los codos, deja actuar 10 minutos y enjuaga con agua fría. Puedes añadir unas gotas de aceite esencial de vainilla para un aroma delicioso.

Limón y sal: mezcla una cucharada de aceite de oliva, dos cucharadas de zumo de limón recién exprimido y ½ taza de sal. Frota esta pasta en los codos, de manera suave. Luego, coloca una rodaja de limón en cada no, deja actuar unos 10 minutos y enjuaga con agua tibia. Sirve para las manchas oscuras de otras partes del cuerpo también.

Miel y lino: mezcla una taza de miel con media taza de agua tibia. Luego coloca 25 gramos de semillas de lino y remueve hasta formar una pasta. Lleva al refrigerador por tres horas. Aplica sobre los codos con movimientos circulares, deja actuar 5 minutos y enjuaga.

 

Luego de la exfoliación, el siguiente paso para tener unos codos hermosos es la humectación. Si no quieres comprar una crema (con aloe vera y vitamina E son las mejores), puedes optar por recetas caseras. Entre los más recomendados están los aceites de almendras, oliva o lavanda, que sirven para nutrir la piel. Ten en cuenta que los aceites esenciales deben ser rebajados con agua porque pueden irritar la piel (resecando aún más). Una vez que los aplicas, coloca un film de plástico para un mejor resultado y deja actuar por 20 minutos antes de enjuagar. También se puede realizar durante la noche, dejando que el aceite penetre bien en la zona. No olvides de enjuagar por la mañana con agua tibia a caliente.

 

Otro remedio casero es derritiendo un trozo de mantequilla y aplicarlo en los codos. Es un humectante natural más que interesante y lo puedes usar varias veces a la semana.

El ácido cítrico del limón funciona como un exfoliante y humectante de la piel. Corta un limón por la mitad y frota cada parte en uno de los codos. Enjuaga con agua tibia y repite entre dos y tres veces a la semana. Otra alternativa de humectante es mezclar 100 gramos de pepino rallado con 50 cm3 de leche. Coloca sobre los codos y deja que absorba.

A su vez, puedes utilizar una mascarilla de mayonesa y aceite. Sólo necesitarás dos cucharadas de mayonesa y una cucharada de aceite (puede ser de bebé, de almendras, etc). Mezcla ambos ingredientes y unta sobre la piel, dejando actuar por 20 minutos. Luego enjuaga con agua tibia. Puedes repetir este tratamiento hasta tres veces a la semana.

Deja un comentario