Cómo ayudar a un pesimista sin contagiarte.

Autor: | Publicado en Curiosidades Sin comentarios

A pesar de tu propio sentido de equilibrio y optimismo en la vida, juntarte con personas pesimistas en el hogar, el trabajo, la escuela o los juegos puede ser una experiencia deprimente, después de mucho tiempo.

Las vibraciones negativas son una forma perfecta de traer miseria a los demás y pueden absorber toda tu energía para dejar sólo el lado pesimista.

pesimista7

Ciertamente puede ser peor si estás en el papel de alentar al pesimista a que vea al lado bueno de la vida porque esto se puede convertir en un hábito arraigado; es decir, que tú te sientas compelido a hacer su mundo un poco más feliz mientras que ellos, a su vez, se mantienen derribando cualquier cosa que pueda ser una presentación positiva de la vida.

Cuando alguien está tratando de vaciar el vaso que está medio lleno a uno que quede medio vacío, tú usa las tácticas sugeridas en este artículo para que sigas siendo optimista en tu vida y no desanimado por el pesimismo de otros.

Detecta los trucos del pesimista. Inicialmente, por tu propia actitud positiva, pudieras no estar alerta al estilo pesimista de otra persona.

Con el tiempo, se hace más evidente, pero muchas personas de naturaleza agradable encuentran disculpas para el pesimista, con la esperanza de que esto sea por corto tiempo.

Las señales del pesimista incluyen:

  • Está constantemente convencido que las cosas no funcionarán perfectamente.
  • Actúa decepcionado cuando las cosas no resultan como se esperaba.
  • Ve el lado negativo en todas las cosas.
  • Tiene una gran cantidad de razones de por qué las cosas no van a salir bien.
  • Puede que hasta acepten la culpa sutilmente de por qué las cosas no resultaron como esperaban.

Observa tu propia reacción hacia el pesimista. Es posible que hasta lo estés alentando.

Si tu reacción natural es disculpar lo que él percibe como una falta, estás arriesgando el confirmar su comportamiento con un recompensa, ya sea que se trate de levantarle la moral, darle atención, intercambiar artículos o situaciones que le hacen sentir feliz; o quizá simplemente usando tu energía mental positiva para voltear el punto de vista del pesimista.

Resiste el deseo innato de hacer que el día del pesimista sea mejor.

Un pesimista no desea gozar de tu optimismo; más bien, es muy probable que el pesimista vea tu actitud positiva como una forma de manipulación hacia el negativismo y hace que tú realices todo el trabajo difícil de los planes, ideas y soluciones para intentar probar que el pesimista está equivocado.pesimistas2

Mientras estás ocupado persuadiendo al pesimista que todo estará bien, esto hace que el pesimista logre toda tu atención, pero permanezca igual de terco que siempre.

Al final, todo esto hace que refuerce su actitud y comportamiento negativos.

  • No ofrezcas alternativas a las imperfecciones que el pesimista enumera.
  • No busques el persuadir al pesimista que todo saldrá bien.
  • No busques soluciones ni hagas planes para terminar con las quejas del pesimista.
  • No te sientas culpable por el mal resultado que percibe el pesimista.

 

Debes anticipar que el pesimista te quiera cargar con la responsabilidad de su pesimismo.

Los pesimistas son negativos, por lo tanto, permíteles que sean dueños de su interpretación de los eventos de la vida en general.

Alguien que insiste en que todo está mal, que puede que un desastre suceda todo el tiempo, no tiene los fundamentos clave de la inteligencia emocional, principalmente el optimismo.

Acepta tú que esa persona tiene la opción de ver el mundo como un lugar desolado y siempre negativo y viven su vida de esa forma.

O pueden ellos escoger el encontrar más gozo en la vida y ver las cosas bajo una luz mejor.

El desarrollo propio del optimismo no sucederá si sigues perdonando el pesimismo, al ser la única fuente de optimismo en la vida de esa persona.

Conserva toda tu energía positiva para que mantener tus propios niveles altos de optimismo.

  • Dile al pesimista que tome decisiones que conduzcan a que las cosas salgan bien. Con frecuencia encontrarás que esto es por la indecisión o por querer cargarle a alguien la responsabilidad de tomar decisiones. No cedas ni les des oportunidad de ello.
  • No te sorprendas si recibes el enojo o la incredulidad cuando te rehusas a hacer que las cosas mejoren para el pesimista. Entre más cercana la relación, es más probable que el pesimismo sea usado como una forma sutil de manipulación.

Sirve de apoyo.pesimistas5

Si el pesimista no quiere hacer algo que tú haces, sé compasivo con sus dudas o peticiones y por lo tanto sé solidario con ellas.

Esta es una forma amable y sutil de enfatizar las cosas con las que él es tan negativo; al enfocarte directamente en ello y expresar compasión por su preocupación, dolor, infelicidad, etc. atraes su atención, te das cuenta de sus sentimientos, pero luego no les dejas hacia dónde tornar sino solo darse cuenta que tú ya sabes de su negatividad, que te interesan como persona, pero que no cambiarás de forma de pensar.

  • Por ejemplo, dile a un pesimista, que no se siente inclinado a unirse a ti en alguna actividad, que puede irse a casa, o llevarse las llaves del coche, o no venir, mientras que tú sigues adelante y realizas dicha actividad, Dile algo como: “Siento que esto sea tan difícil para ti. Ve y haz lo que sientas que necesitas para sentirte mejor (ve a casa, no vengas, quédate aquí, haz lo que sea más fácil, etc.).”
  • El uso de la compasión hacia el pesimista es una forma excelente de poner una línea entre la posición de ambos, optimista pesimista, sin tener que gastar mucha energía en tratar de convencer al pesimista del lado más brillante. Te permite decirle que lamentas mucho que él vea las cosas de esa manera, pero te rehúsas a compartir la interpretación oscura.

Sé positivo. Busca lo bueno en todas las cosas y recuérdate a ti mismo que cualquiera puede encontrar faltas en las cosas cuando se ven de cerca; lo que es más difícil es aportar la solución y acción positivas.

De hecho, más que buscar el persuadir al pesimista verbalmente con un buen comentario, simplemente sigue con tu vida positiva y permite que tu comportamiento y acciones hablen por ti.pesimistas3

No escuches al pesimista cuando se goce en conversación negativa. Ignora sus comentarios pesimistas.

Si hablan de cosas que te desaniman, sólo ignóralo. Trata de pensar en algo positivo y enfócate en ello mientras te esté hablando.

Puede que haga aparecer como un soñador, pero eso es infinitamente mejor que sentirte miserable cerca de él.

Pasa suficiente tiempo lejos de su influencia personal para que conserves tu propio sentido de positivismo burbujeando en ti.

Si te encuentras sintiéndote desanimado, haz una lista mental (o hasta escríbela, si quieres) de cinco cosas buenas en tu vida. Dales vuelta en tu mente, como una especie de “escudo” en contra de la negatividad, cuando realmente te estés desanimando.

No te juntes con pesimistas. Si es posible, no estés cerca de gente pesimista, ya que sabes que ellos te desanimarán.

Sin embargo, si estas personas son tus amigos, compañeros de trabajo o familiares, puede que no quieras evadirlos.

En ese caso, minimizando la cantidad de tiempo que estés con ellos puede ser beneficioso para tu propio bienestar.

  • Activamente cultiva amistades positivas con otras personas optimistas. Pasar más tiempo con optimistas ayudará a tu estado de ánimo y te asegurará que tu estado mental es el adecuado.
  • No seas demasiado rápido en apartarte de las personas debido a su pesimismo. Aprender a llevarse bien con las personas que no son como nosotros es una parte importante del auto-desarrollo y socialización. Establecer límites en lo que discutes con un pesimista y cuánto tiempo estás bajo su influencia pueden ser formas útiles de sobreponerte al disgusto de estar en su presencia.

 

Busca las buenas cualidades del pesimista. Su perspectiva deprimente de las cosas no es su única característica; hay cualidades mucho más complejas dentro de esa persona, así que más bien que fijarte en lo negativo, busca las cosas buenas.pesimistas4

¿Son ellos inteligentes? ¿Te apoyan? ¿Son tan únicos que no les preocupa lo que piensen de ellos? ¿Se puede trabajar bien con ellos? Enfócate en los aspectos positivos de una persona y busca el equilibrio con lo negativo, mientras que insistes a través de tu comportamiento firme y tu rechazo, tratando de hacer las cosas mejores para ellos para que puedan aprender cómo salir de su estado pesimista.

 

 

 

inicio3

Linea

Deja un comentario