Reanimé a un ahogado. Conseguir el latido y es una sensación que no puedo explicar.

«Cuando lo vi dejé todo y corrí a reanimarlo»

ahogadosplaya3

El hombre al que le hizo el masaje cardiaco falleció ayer, tras permanecer una semana ingresado en la UCI del Hospital de Torrevieja. Reclama la necesidad de que Cruz Roja esté desde las 9.00 horas de la mañana

El Samu tardó treinta minutos. Una eternidad en la que Nuria Monje casi salva una vida. Casi, porque el bañista al que socorrió hace ahora ocho días, el 31 de julio, no pudo desandar ayer ese corto camino que lleva de la vida a la muerte y sus pulmones se encharcaron de madrugada.

El coraje que mostró Nuria, a pesar de la muerte, tiene el valor del ejemplo. Fue el pasado martes, 31 de julio, cuando el hombre se ahogó en la playa de Los Locos, en Torrevieja, y una de esas personas hechas de una pasta especial se sobrepone a la duda para socorrer a otros. Nuria Monje es de éstas.

Nuria

El pasado martes una persona llama su atención, al ser la más cercana al lugar de los hechos. Le pregunta si le puede facilitar su teléfono móvil. El objetivo es llamar al 112 para dar el aviso de que hay un hombre que se acaba de ahogar en la playa de Los Locos. Dicho y hecho, Nuria avisa al 112, y le comunican que una unidad de Servicio de Asistencia Médica Urgente (Samu) está de camino.

Atisba, entre el maremágnum de coloridas sombrillas, un corrillo de gente, pero prosigue su marcha. Unos metros más adelante, en unas escaleras, se para y observa que hay una persona en el suelo. Se fija un poco más y descubre que el hombre está acostado boca bajo. «Inmediatamente después, tiré al suelo las bolsas, con los enseres de la playa, y corrí, lo más rápido que pude, hasta el lugar», relata Nuria. Allí hay un gran número de personas, pero sólo miran, con asombro, curiosidad y morbo, al individuo ahogado.

Sin dudarlo ni un segundo, Nuria voltea a la persona hacia arriba, le gira la cabeza «para sacarle la posible agua que tiene en la boca» y empieza a darle el masaje cardíaco externo. «Yo le daba treinta compresiones y dos insuflaciones», indica Nuria. Aún así, la persona no recupera la conciencia, por lo que cada vez se hace más complicado lograr una reanimación: «La gente me decía: ‘No lo intentes más, no tiene pulso’. Pero yo, incansable, continué con el masaje», aclara Nuria, convencida sobre todos los pasos que siguió.

A los 30 minutos, aproximadamente, llega una unidad del Samu. Previamente acuden hasta el lugar de los hechos varios agentes de la Guardia Civil. Los sanitarios le dicen a Nuria que no pare de realizar el masaje cardíaco, pues, en estos casos, es imprescindible no cesar más de seis segundos. «Cuando los sanitarios terminaron de intubarlo y de enganchar sus constantes vitales al monitor, dejé el masaje», aclara Nuria.

El Samu lo llevó al Hospital de Torrevieja. Allí estuvo hasta ayer. Pese a todos los esfuerzos de su salvadora y del hospital, el hombre falleció la madrugada del miércoles en la UCI del Hospital de Torrevieja «a causa del encharcamiento pulmonar que no pudo superar tras el ahogamiento», según fuentes hospitalarias.

Sin identidad

20/0872014 ALICANTE.- Un hombre fallece ahogado en la Playa de San Juan y su mujer es rescatada y trasladada al hospital / FOTO ALEX DOMINGUEZ

Y falleció sin que hasta ahora se tenga noticias de su identidad, pues, según expresan desde el Hospital de Torrevieja: «Avisamos a la Guardia Civil para que viniera a tomarle las huellas, identificarlo y llamar a la familia, pero no han acudido».

Se supone que tras el fallecimiento el trámite será obligatorio. Mientras tanto, nada se sabe de la identidad del bañista al que se le paró el corazón. A Nuria también se le murió una parte del suyo: «Me da mucha pena, estaba emocionada por salvar una vida».

El día del suceso, Nuria se quedó en el arenal, pues, ante la inquietud de los bañistas por conocer las técnicas de primeros auxilios, hizo una demostración.

Reclama la presencia de miembros de Cruz Roja, antes de las 11.00 horas: «Somos muchas las personas que venimos a las 9.00 horas de la mañana a bañarnos».

AVISO: Perdonad por este artículo, Nuria Monje, la “salvadora” soy yo… No he podido resistirme.

Que esto ayude a que la Cruz Roja de cursos de reanimación porque SÍ se pueden salvar vidas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.