Los estoicos son mucho más felices. ¡Aprende a ser estoico!

Autor: | Publicado en Curiosidades Sin comentarios

“Estoico” es una palabra que se suele utilizar para describir a las personas que muestran muy poco sus emociones, que no hablan mucho o que parece que todo les resbala, pasotas…

estoico6

Aunque en el día a día tiene este significado, el estoicismo en realidad fue una filosofía seguida por una gran cantidad de antiguos griegos y romanos que estaba destinada a hacer a las personas más felices enseñándoles a controlar sus emociones negativas.

Ya sea que simplemente quieras aprender a ser estoico en el sentido moderno o adoptar la antigua filosofía y desterrar la tristeza de tu vida, sigue leyendo para obtener unos excelentes consejos.

Aprender el estoicismo

Internaliza tus emociones. Mantén tus emociones dentro y no dejes que se muestren externamente. Siéntelas pero no lo muestres. Mantén la vivencia de tus emociones limitada a tu interior.

Esto requerirá práctica. Puedes ver películas o programas de televisión emotivos si deseas practicar contener tus emociones.

Mantén tus reacciones a un mínimo. Cuando pase algo que te provoque una respuesta emotiva, reacciona físicamente lo menos posible. Mantén tus expresiones faciales bajo control y no llores ni muestres tu enojo. Si puedes, intenta pensar en otra cosa. Si luchas con eso, canta dentro de tu cabeza para concentrarte en otra cosa de forma voluntaria.

Responde verbalmente lo menos que puedas. Cuando alguien te pregunte algo, di lo menos que puedas.

Cuando estés sensible, no le digas a las personas lo que estás pensando o sintiendo ni digas algo que pueda revelarlo.

Habla muy poco en general. Esto te dará una apariencia más estoica, pero también te ayudará a practicar para los momentos en los que intentes minimizar tu respuesta emocional.

No ofrezcas información. De forma similar a responder lo menos posible, no deberías simplemente contarle a las personas cosas sobre ti mismo, tus pensamientos o sentimientos.

Nunca te quejes. La queja es una señal segura de muchas emociones internas, como el enojo y la tristeza, así que evítala. En lugar de quejarte sobre lo que te molesta, toma la situación en tus propias manos y soluciona el problema por tu cuenta.

Expresa tus emociones más adelante, en privado. Encerrar las emociones y no lidiar con ellas, algo a lo que pueden llevar los métodos anteriores, es muy poco sano. Asegúrate de buscar una forma sana de expresar tus emociones más adelante, en privado. Esta puede ser gritando o llorando contra una almohada, escribiendo tus sentimientos y pensamientos en un diario o cualquier otra cosa que descubras que te funciona.

 

Adoptar la filosofía estoica tradicional

Coloca la importancia en la lógica.

La idea que está detrás del estoicismo es que nuestras emociones negativas pueden llevarnos a tomar malas decisiones y generalmente empeoran nuestra vida.

Ya que las emociones suelen ser respuestas ilógicas, el estoicismo busca resolver los problemas emocionales aplicando la lógica a la situación. Intenta aplicar la lógica a las situaciones de tu vida diaria para practicar para cuando te encuentres en situaciones emotivas.

estoico4

Examina tus preferencias.

Es posible que pienses que vivir de cierta forma o hacer ciertas cosas es menos correcto que otra forma de vivir, y pensar de esa manera puede llevar a muchas emociones negativas cuando las cosas no salen como quieres o cuando las personas no están de acuerdo contigo.

Considera tus bases y piensa en otras maneras de mirar esas situaciones.

Esto hará que te sea más fácil lidiar con los problemas.

Minimiza las emociones negativas. El objetivo del estoicismo no es minimizar todas las emociones sino minimizar las emociones negativas.

Esta filosofía busca hacer que seas más feliz en tu vida reduciendo el impacto de las emociones como la tristeza, el enojo, el miedo y la envidia. Hacer esto debería ser tu objetivo principal como un estoico en ciernes.

Fomenta emociones positivas. Mientras minimizas tu experiencia de emociones negativas, deberías practicar permitirte y alentarte a ser feliz.

Deprimirse o erradicar los pensamientos felices puede convertirse casi en un hábito para algunas personas, y romper con ese hábito debería ser otro objetivo si encuentras esa cualidad en ti mismo.

Vuelve a programar tus prioridades. Los humanos tienden a querer siempre la siguiente mejor cosa. No importa cuán magníficas sean las cosas que tenemos, siempre encontraremos algo por lo que estar tristes.

El estoicismo busca volver a entrenar a tu cerebro para que aprendas a ser más feliz con las cosas que sí tienes.

Busca la belleza y las maravillas del mundo. Una parte de aprender a ser más feliz con las cosas que tenemos es aprender a buscar la felicidad en el mundo que nos rodea.

A veces nos sentimos un poco saturados (y es una era saturada, eso es seguro) pero si te detienes y te das cuenta de que el mundo que te rodea es tan increíble, estarás disfrutando más de la vida.

Detente y acoge el momento. Déjate llenar con asombro y maravilla.

estoico2

Piénsalo: tienes un teléfono del tamaño de tu mano que puedes llevar a todos lados y con el que puedes llamar a cualquier persona en el mundo. Eso es asombroso. ¡Estás viviendo en una novela de ciencia ficción!

Evita la permanencia. Cuando nos apegamos a las cosas, a las personas, o a las situaciones, tendemos a ser más propensos a cambios emocionales grandes cuando las perdemos.

La filosofía estoica nos enseña a estar abiertos y a aceptar el cambio, renunciando al sentido de permanencia que puede provocar devastación cuando se produce una pérdida.

Estudia a los filósofos estoicos. Aprende más sobre el estoicismo estudiando a los filósofos estoicos, si deseas adoptar la filosofía completamente.

El estoicismo, que era prácticamente una religión en la antigüedad, fue muy valorado y ampliamente practicado por personas de clase alta y buena educación, haciendo que las cosas que se escribieron sobre el mismo estuvieran ampliamente disponibles y que fueran muy interesantes. Los personajes históricos famosos como Cicerón y Marco Aurelio eran estoicos devotos y escribieron extensamente sobre sus creencias.

 

Aplicar el estoicismo a tu vida

 

Libérate la ira. Cuando te des cuenta de que te estás enojando por algo que está sucediendo a tu alrededor: detente. Piensa. ¿Enojarte va a ser de ayuda para la situación? No.

Tu reacción emocional servirá de muy poco para cambiar la situación. En su lugar, son tus acciones las que harán los cambios que deseas ver. Cuando las cosas te enojen, busca qué es lo que se debe hacer para solucionar el problema y hazlo.

Experimenta la vida a través de otros. Si una persona te está haciendo sentir enojado o frustrado, intenta ver el problema a través de sus ojos. Date cuenta de que todos cometemos errores.

Las personas raramente hacen las cosas para ser maliciosas o provocar problemas. Generalmente, piensan que están haciendo lo correcto. Intenta comprender la razón por la que cometieron el error y perdónalos. Luego, pasa a hacer las cosas mejor.

Permítete experimentar tristeza. No intentes echar la tristeza fuera de tu vida. No la encierres y nunca lidies con ella. Esto es muy poco sano. En su lugar, experiméntala y sigue adelante rápido. Está triste por algunos días y luego regresa a la vida. No importa la razón por la que estés triste, mantenerte alejado de la felicidad no hará que tu vida sea mejor, solo peor.

Intenta imaginarte la pérdida. Esto se llama visualización negativa. La visualización negativa es un truco de entrenamiento común y una práctica diaria para los estoicos. Esto es cuando imaginas tu vida sin algo que sea muy importante para ti. Quizás te imagines que has perdido tu empleo, o que tú y tu pareja os divorciáis o que te quitan a tu hijo. Suena triste, y definitivamente no es divertido, pero aumentará de forma significativa tu disfrute de las cosas buenas de la vida, y te enseñará a lidiar con la pérdida preparándote para ella.estoico1

Intenta quitarte de la situación. Esto se llama visualización proyectiva. Es otra práctica. Aunque es menos eficaz que la primera, puede ser más útil cuando te enfrentas activamente a algo que te molesta.

La idea aquí es imaginar que esta cosa mala que te está sucediendo a ti le está sucediendo a otra persona. Qué consejo le darías. Cómo cambiaría tu opinión de la situación.

Generalmente, cuando le pasa algo malo a otro, le decimos que nos sentimos muy mal por él pero que a veces estas cosas simplemente suceden.

Y esa es la verdad de la situación: suceden cosas que no podemos controlar y estar demasiado molesto por ello no hará que las cosas sean mejores.

Aplica estas ideas a tu propia situación y es posible que te ayuden a sentirte mejor.

Experimenta el momento. Disfruta de lo que estás haciendo ahora, mientras lo estás haciendo. Como dijimos anteriormente, la tendencia humana es a estar un poco triste sin importar qué estemos haciendo, pero debes resistirte a este sentimiento para apreciar la situación en la que te encuentras ahora.

Esta es un área donde la visualización negativa puede ser útil. Simplemente recuerda que el mundo es un lugar increíble y, sin importar cuán malas parezcan ser las cosas, sigue habiendo cascadas, pájaros de colores brillantes, niños que cantan canciones y personas que te aman.

Acepta y espera el cambio. Los estoicos luchan contra un sentido de permanencia, contra la idea de que las cosas deberían ser o siempre serán las mismas. Lo que debemos recordar es que el cambio es bueno.

Cuando las cosas que amamos llegan a su fin, eso puede ser difícil de aceptar, pero intenta recordar que algo bueno que se termina solo abre las posibilidades de que vengan más cosas buenas a tu vida. Cuando te suceden cosas malas y sientes que nunca terminarán, sigue siendo importante recordar que ese no es el caso.

Aquí es cuando el mantra estoico común, como lo popularizó Joseph Campbell, entra en juego: “Esto también va a pasar”. Simplemente repítete esa frase hasta que te sientas mejor.

Aprecia lo que tienes. La aplicación más importante del estoicismo en tu vida es apreciar lo que tienes mientras lo tienes. No te quejes de los ronquidos de tu novia o del llanto de tu bebé o de que tu perro quiera jugar demasiado. Estas son cosas que extrañarías si no las tuvieras. Aprécialas y diles a las personas cuánto las quieres en cada oportunidad que puedas.

 

inicio3

Linea

Deja un comentario