Los asesinos en serie más sanguinarios de la historia. Instinto criminal.

El instinto criminal de los cinco asesinos en serie más conocidos del mundo

Un asesino en serie es aquel que comete más de tres homicidios consecutivos, pero hay quien firmó 218. Estos son cinco de los criminales más sanguinarios

El grafólogo Charles Hamilton analiza una de las cartas del asesino del Zodiaco.

En la madrugada del viernes 31 de agosto de 1888 el policía de Londres John Neil encontró el cuerpo sin vida de Mary Ann Nichols.

Su garganta había recibido dos cortes profundos y la parte inferior del abdomen se hallaba parcialmente desgarrada.

Fue la primera víctima reconocida de Jack el Destripador, considerado por la mayoría de criminólogos el primer asesino en serie moderno: el primer criminal que generó terror de masas y un enorme seguimiento mediático, características que, desde entonces, han acompañado a todos sus colegas.

Hoy en día, quizás más por la influencia de la literatura y el cine que por los crímenes reales, estamos muy familiarizados con el concepto de “asesino en serie”, pero el término es relativamente moderno.

No fue hasta los años 70 del siglo XX cuando el agente del FBI Robert Ressler acuñó la expresión para referirse a todo aquellos asesinos que habían matado a tres o más personas con un período variable de inactividad entre una y otra, conocido como “período de enfriamiento”.

Los asesinos en serie, tal como explicó Ressler en su libro del mismo nombre, tienen otra particularidad respecto a la mayoría de criminales: La clave de la aparición de un asesino serial no es tanto el trauma infantil (que haya podido sufrir), sino el desarrollo de patrones de pensamiento pervertidos. Lo que llevaba a estos hombres a matar eran sus fantasías.

Unas fantasías que no hacen más que provocar una fascinación morbosa por todo lo que rodea a estos criminales.

No en vano, los asesinos en serie acaban siempre engrosando el acervo cultural: inspiran libros, leyendas, canciones… Se convierten en un producto mediático.

 

Ed Gein, el carnicero de Plainfield

Fue el primero asesino en serie de Estados Unidos que alcanzó el estatus de celebridad, y no es para menos, dado su particular modus operandi.

Ed Gein, que vivía en una granja de Winconsin, se dedicaba a saquear tumbas, robar los cadáveres y elaborar con ellos todo tipo de piezas de artesanía. La policía registró su casa el 16 de noviembre de 1956, mientras buscaba a una mujer desaparecida, pero no tenía ni idea de lo que se iba a encontrar: pantallas de lámparas y asientos de piel humana, platos de sopa hechos con calaveras, collares con labios humanos, una caja de zapatos hecha con nueve vaginas… Su casa era un auténtico museo de los horrores.

Tras su detención, la misma noche del registro, Gein reconoció haber matado a Bernice Worden, la dependiente de 50 años cuya desaparición había motivado el registro de su casa. Según él, los demás cadáveres los había exhumado del cementerio. En cuanto descubría que había muerto alguna mujer, repasando las esquelas de la prensa local, se dirigiría al cementerio y desenterraba el cadáver.

Fue declarado enfermo mental y pasó el resto de sus días en una institución psiquiátrica. Aunque sólo se le atribuyeron dos crímenes, lo que le libra de la definición clásica de “asesino en serie”, los investigadores creen que Gein pudo haber sido el autor de varios asesinatos más, pues muchos de los huesos encontrados en su casa nunca fueron identificados.

 

Aileen Wuornos

Según la criminóloga española Marisol Donis, autora del libro Envenenadoras (La Esfera de los Libros, 2006), el 80% de las mujeres que asesinan utilizan el veneno.

Las asesinas en serie, además de ser mucho menos numerosas que los hombres, son más silenciosas, no suelen cometer crímenes de índole sexual (como sí lo hacen la mayoría de los hombres) y suelen matar a las personas de su entorno –¿quién no recuerda la historia de Remedios Sánchez, “la asesina de ancianas”?–. Es por esto que los crímenes de Aileen Wuornos pillaron a todos por sorpresa.

En el año 1990 siete hombres fueron asesinados en las carreteras de Florida de la misma forma: el criminal les apartaba de la carretera y les tiroteaba a sangre fría, después robaba sus efectos personales, su dinero y, en ocasiones, el coche que conducían.

La policía buscaba a un hombre, pero el asesino resultó ser una prostituta que, tras los encuentros, disparaba a sus clientes.

Su primera víctima, Richard Mallory, era un violador en serie al que Wuornos mató en defensa propia, pero al ver que no la atrapaba hizo del asesinato su modo de vida. Poco después de su séptimo asesinato Wuornos fue detenida y confesó los asesinatos, aunque siempre alegó que lo hizo porque los hombres trataron de violarla. Tras varios años de juicio, fue condenada por homicidio en primer grado. El 9 de octubre de 2002 fue ejecutada por inyección letal.

 

Alfredo Galán, el asesino de la baraja

España también ha tenido sus propios asesinos en serie y, sin duda, Afredo Galán ha sido el más terrible y mediático. Fue el autor de seis homicidios en Madrid en sólo 54 días.

Todas sus víctimas fueron asesinadas a quemarropa, siempre disparaba en la cabeza y, antes de huir de la escena del crimen, dejaba una carta del as de copas, lo que le valió el apodo con el que se le recuerda hoy en día: “el asesino de la baraja”.

El juicio de Galán fue un quebradero de cabeza para las autoridades, debido a los continuos cambios de declaraciones del acusado

Galán fue militar profesional en la Brigada Paracaidista de Alcalá de Henares, con la que llegó a ser cabo primero tras su participación en labores humanitarias en el contingente de Mostar, en Bosnia Herzegovina.

Tras volver de los Balcanes empezó a sufrir una serie de brotes psicóticos que le llevaron a ser expulsado del ejército, pasando a ser “reservista desactivado”.

El 24 de enero de 2003 Galán cometió su primer crimen asesinando a un portero de finca de la calle Alonso Cano, en Madrid.

Tras este llegaron otros cinco asesinatos, sin ningún patrón aparente, aunque con un elemento común más relevante que las cartas: todos fueron cometidos con el mismo arma, una Tokarev TT-33 que Galán había traido de los Balcanes.

El dato, sin embargo, no sirvió de mucho a la policía. Galán, según afirmó, estaba cansado de la ineficacia policial y se entregó en la comisaría de Puertollano, su pueblo natal, al que había vuelto debido a la alarma social que habían generado sus crímenes.

 

El juicio de Galán fue un quebradero de cabeza para las autoridades, debido a los continuos cambios de declaraciones del acusado que, pasado un tiempo, intentó no reconocer los crímenes, alegando que había dado el arma de los crímenes a unos neonazis que después le habían amenazado para que se entregara. Pese a las dificultades para dictar sentencia, el 10 de marzo de 2005 Galán fue condenado a un total de 142 años de prisión. Actualmente sigue cumpliendo condena en la prisión de Soto del Real (Madrid).

 

Harold Shipman, el doctor muerte

La policía británica cree que entre 1970, cuando empezó a trabajar como médico, y 1998, cuando le arrestaron, Harold Shipman cometió, como mínimo, 218 asesinatos.

Durante casi 20 años Shipman administró dosis letales de narcóticos a sus pacientes, pero sus crímenes pasaron desapercibidos: Shipman era un respetado médico de quién nadie sospechó tendencias homicidas.

La capacidad de integración del médico en la sociedad le permitió convertirse en el asesino en serie más prolífico de nuestros días

Tras pasar por varios hospitales y clínicas, y dejar varios muertos que no se le atribuyeron hasta que fue detenido mucho después, Shipman abrió una clínica junto a su mujer, que nunca conoció la actividad criminal de su marido. The Surgery, que así se llamaba el centro, se hizo pronto famoso en la localidad de Hyde por la amabilidad con la que Shipman trataba a sus pacientes, en su mayoría ancianos, y por sus visitas domiciliarias, que los familiares de las victimas consideraban toda una consideración por parte del médico. No se podían imaginar que durante estas visitas el médico satisfacía su compulsión homicida.

Bambroffe, que se encontraba constantemente a Shipman cuando iba a recoger los cadáveres, empezó a sospechar del médico, pues siempre que llegaba a los domicilios se encontraba a las ancianas (la mayoría de las victimas de Shipman eran mujeres) completamente vestidas. Tras realizar varias pesquisas, y comprobar que el número de certificados de cremación que firmaba Shipman era inusualmente alto, Bambroffe acudió al juez de instrucción que decidió abrir una investigación de inmediato, pero el agente asignado al caso, David Smith, tras realizar una investigación chapucera, decidió cerrar el caso al no encontrar indicios de delito.

El 13 de enero de 2004 el Doctor Muerte se suicidó, ahorcándose en su celda

Por suerte, Shipman cometió un tremendo error. Kathleen Grundy, que había sido alcaldesa de la localidad, fue su última víctima. Todo funcionó como hasta entonces, pero en esta ocasión Shipman se dejó llevar por la codicia y, antes de acabar con Grundy, falsificó su testamento y apuntó en el que la anciana le dejaba toda su herencia, con un valor por encima de las 300.000 libras.

La denuncia de la hija de Grundy, que no podía creer lo ocurrido, hizo que se levantara una segunda investigación policial que, esta vez sí, acabo con la detención de Shipman.

 

El 31 de enero de 2000 Shipman fue declarado culpable de todos los cargos y condenado a 15 cadenas perpetuas consecutivas. Pero el caso no acabó ahí, antes las sospechas de que el Doctor Muerte podía haber acabado con muchas más personas a lo largo de su carrera se abrió una nueva investigación que concluyó con la demoledora cifra: al menos, 218 pacientes habían muerto en manos de Shipman. El 13 de enero de 2004 el Doctor Muerte se suicidó, ahorcándose en su celda.

 

El asesino del Zodiaco

 

El asesino del Zodiaco junto a uno de los extraños pictogramas que enviaba a los medios.

Aunque la mayoría de asesinos en serie acaban entre rejas o en el patíbulo, hay casos que nunca llegan a cerrarse. Y el asesino de Zodiaco es uno de los más mediáticos, no sólo por sus crímenes, sino también por su capacidad para burlar a la policía, pues su identidad sigue siendo una incógnita.

El asesino del Zodiaco actuó en el norte de Califormia entre diciembre de 1968 y octubre de 1969, acabando con la vida de 5 personas y dejando malheridas a dos víctimas que lograron sobrevivir a sus ataques ya que, por suerte, era un pésimo tirador.

El asesino mandaba cartas a la policía y a los periódicos para dar detalles de sus crímenes y proponer criptogramas tras los que, supuestamente, se escondía su identidad. De los cuatro códigos que envió sólo uno fue resuelto.

A día de hoy muchas personas siguen tratando de averiguar la identidad del asesino del Zodiaco

Sus asesinatos no seguían ninguna lógica, asesinó a varias parejas jóvenes, a un taxista y amenazó en una de sus cartas con dedicarse a matar niños en edad escolar.

Pese a que la policía llego a tener testigos visuales de los crímenes, se realizó un retrato robot del asesino y se llegó a tener a un total de 2.500 sospechosos, el asesino del Zodiaco, nombre con el que se había bautizado el mismo, desapareció sin dejar rastro. Las últimas cartas se recibieron en 1974, pero desde 1969 no volvió a actuar.

En 2002 las cartas del Zodiaco se sometieron a un análisis del ADN, pero no se produjo ningún avance.

Las pruebas, de hecho, descartaron la autoría del que hasta entonces era uno de los principales sospechosos, Arthur Leigh Allen.

A día de hoy muchas personas siguen tratando de averiguar la identidad del asesino del Zodiaco, lo que ha dado pie a cientos de teorías más o menos extravagantes. Por supuesto, ninguna es concluyente.

Si el asesino del Zodiaco sigue vivo hoy en día tendrá como poco 65 años, pero nadie descarta que haya muerto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.