El dichoso pensamiento positivo llevado al extremo.

maxresdefault

¿Qué es el pensamiento positivo? Podemos definir el pensamiento positivo como la convicción de que las personas pueden modificar las circunstancias de su vida simplemente cambiando su actitud y pensando de forma más optimista.

Muchos coach y psicólogos positivos han encontrado en esta idea aparentemente intuitiva una forma de vida. Dan conferencias, imparten cursos y escriben libros de autoayuda que prometen ayudar a las personas a cambiar su actitud y alcanzar la felicidad.

Empiezo con este artículo una serie de dos artículos que pretenden ser una crítica de cómo el pensamiento positivo se ha convertido en una tiranía, en un mandato que con la promesa de una felicidad siempre inalcanzable nos aleja de la posibilidad de una forma de bienestar más real y cotidiano.

Si entendemos el fenómeno del pensamiento positivo de forma superficial podemos pensar qué no hay nada de malo en ello, qué realmente importa mucho la actitud con la que enfrentamos la vida y que si conseguimos tener una actitud más positiva conseguiremos ser más felices.pensamiento-positivo

En este artículo trataré de explicar como el pensamiento positivo es un movimiento profundamente ingenuo y moralista en su concepción del hombre y de la psicología.

En un próximo artículo explicaré porque creo que siendo ingenuo no es en absoluto inocente y como creo que lejos de procurar el bienestar que promete promueve formas nuevas de frustración y culpa escondidas bajo una máscara de falso optimismo.

¿Por qué es el pensamiento positivo ingenuo? En el año 2007 Rhonda Byrne publicaba El Secreto. La tesis del libro consiste en algo que la autora denomina “Ley de la atracción” según la cual similar atrae lo similar y terminamos convirtiéndonos en aquello que pensamos.

Si pensamos en nuestra pobreza seremos pobres, las personas que se sienten desgraciadas sólo se sienten así porque no tienen los pensamientos adecuados, no son lo suficientemente positivos como para sintonizar con la frecuencia del universo que les traerá cosas positivas.

La mayoría de autores de psicología positiva no alcanzan el absurdo de decir que si quieres un deportivo lo único que tienes que hacer es visualizarlo y pedírselo al universo, sin embargo sus argumentos sí que contienen un germen del mismo tipo de pensamiento mágico.

Por ejemplo, la base de la psicología positiva es que los pensamientos positivos atraen la felicidad. Sin embargo, la dirección de esa supuesta correlación entre felicidad y pensamientos positivos es cuestionable.

¿Los pensamientos positivos nos hacen felices o la felicidad conlleva pensamientos positivos?

Según como nos hagamos esa pregunta entenderemos esa supuesta felicidad como un producto de nuestro pensamiento (lo mismo que el deportivo) o nos plantearemos que quizás aquello que llamamos bienestar o felicidad tiene otro origen y los pensamientos positivos son sólo una consecuencia.smiley-face-on-beach

Por otro lado, existe otro cuestionamiento muy claro a esto respecto ¿qué es un pensamiento positivo?, ¿existen algunos pensamientos positivos y otos negativos? La respuesta es no, todo depende del contexto.

El pensamiento positivo se basa en una interpretación naif de lo que es positivo y negativo. Por ejemplo, podríamos pensar que fenómenos psicológicos como el perdón o el optimismo son inherentemente positivos.

Sin embargo, no creo que podamos considerar el perdón como una característica positiva cuando se trata de perdonar a un agresor si la agresión aún se está produciendo.

En el caso del optimismo, muchas veces el optimismo infundado mantiene conductas adictivas dañinas como por ejemplo la ludopatía.

Cuando nos dedicamos a hacer psicología positiva dejamos de hacer psicología a secas, dejamos de entender a las personas como individuos concretos en un contexto determinado y pasamos a convertirnos en policías de su pensamiento.

Hechos como este nos muestran hasta que punto el pensamiento positivo es heredero de una moral calvinista que escinde la naturaleza humana. Al fin y al cabo, hablar de pensamientos positivos y negativos no es muy diferente de hablar de pecados y virtudes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.