La incertidumbre, eso que nos hace dudar de todo.

Nos dicen que crisis significa oportunidad para crecer y desarrollarnos y si bien es cierto, cuando la estamos viviendo, en lo único en lo que podemos pensar es en los peligros o sufrimiento que nos causa.

Cuando no sabemos lo que va a pasar, como en estos momentos, se genera una intranquilidad que es sumamente contagiosa.

incertidumbre1

Cualquier tipo de incertidumbre, ya sea económica, política o social, está asociada a lo desconocido y esto nos provoca inseguridad, estrés, ansiedad e incluso temor.

No todos reaccionamos igual ante los cambios y la incertidumbre.

Nuestra manera de reaccionar está relacionada con:

  • Nuestra forma de pensar y
  • las experiencias previas y los resultados obtenidos.

 

Sentimos incertidumbre, en aquellas situaciones ante las cuales no tenemos una respuesta y nos sentimos incapaces de elegir la mejor conducta a seguir.

Esta incapacidad se debe, generalmente, a que no podemos predecir los resultados, debido a que no tenemos el control sobre lo que está sucediendo.

La incertidumbre que vivimos y las emociones que ésta nos produce, pueden ser:

  • Resultado de una situación personal,
  • consecuencia de la situación que vive el país,
  • una combinación de ambas.

Es importante poder establecer la diferencia, porque existen situaciones que podemos controlar y por lo tanto modificar y otras en donde no podemos hacer absolutamente nada para cambiar la situación y lo que tenemos que hacer, es cambiar nuestra actitud y manera de pensar y sentir, respecto a dicha situación.incertidumbre3

El temor y la angustia asociados a la incertidumbre y al cambio, están relacionados a lo que podemos perder en nuestro presente y a lo que esa pérdida representa.

La pérdida es económica (trabajo, dinero, etc.).

Para mucha gente significa no tener para comer o donde vivir.

En estos casos la solución está, en primer lugar, en buscar un cambio en la situación, aunque el manejo de las emociones es importante.

 

Pero existen otras personas que, independientemente de la magnitud de la pérdida, su forma de vida del día a día no se va a ver afectada.

Sin embargo, la pérdida representa:

  • Disminución de poder o estatus social,
  • un daño importante en su autoestima o en la imagen que desean proyectar o que tienen de sí mismos,

Cualquiera de estos elementos puede causar un daño significativo en algunas personas.

Cualquier persona que cree que puede perder algo importante se angustia y estresa.

No importa si para nosotros es importante o no.

Cada persona valora de manera diferente los distintos elementos y objetos de su vida y tiene todo el derecho de hacerlo.

Cuando una persona sufre una pérdida de algo que es importante para ella, se deprime.

incertidumbre4

En estos casos es prioritario el manejo de las emociones, creencias, actitudes o autoestimas de la persona, de acuerdo a lo que se requiera, para que pueda tomar mejores decisiones y enfrentar los cambios y problemas que vive.

 

 

El estrés, angustia, temor, etc. hacen que:

  • Se exageren los problemas,
  • nuestro estado de ánimo provoque problemas en otras áreas de nuestra vida,
  • nos cueste trabajo tomar decisiones o tomemos decisiones equivocadas,
  • tengamos molestias físicas o enfermedades,

 

¿Qué hacer?

En primer lugar, pregúntate si en este momento la situación realmente te está afectando o si simplemente estás estresado porque piensas que te va a afectar.

Si la respuesta es que sí, el siguiente paso es analizar cada una de las áreas de tu vida, para ver en cuál o cuáles y de qué manera esta situación te está perjudicando, para buscar una solución adecuada.

No es igual si nos está afectando económicamente, porque estamos ganando menos o perdimos nuestro empleo, que si tenemos problemas con nuestra pareja o familia, porque estamos nerviosos o deprimidos. La solución es distinta en cada situación.

Si tu problema es económico:

Maneja un presupuesto,

  • recorta gastos innecesarios,
  • involucra a los demás miembros relacionados para que participen activamente,
  • busca opciones para generar otros ingresos,
  • busca información de expertos,
  • trata de ver el problema desde otras perspectivas,
  • divide el problema en pequeños problemas y soluciona de uno en uno,

incertidumbre5

Si además tiene un componente emocional (angustia, depresión, etc.) y/o psicológico (autoestima, autoimagen, actitud negativa, etc.):

  • Evita exagerar, catastrofizar o caer en el pesimismo,
  • no oigas muchas noticias, a menos que necesites estar al día para tomar decisiones importantes,
  • procura hablar lo menos posible sobre la situación, recuerda que las emociones se contagian,
  • busca una persona confiable y centrada que te escuche y te ayude a mantenerte calmado y objetivo,
  • comparte tus preocupaciones con tus seres queridos, pero no “se den cuerda”,
  • aprende a enfrentar los cambios,
  • busca actividades que te relajen y distraigan,
  • aliméntate bien,
  • haz ejercicio, aunque no tengas ganas,
  • relájate,
  • busca ayuda si la necesitas

incertidumbre6

Fuente: Silvia Russek. Licenciada en Psicología Clínica. Máster en Terapia de Pareja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.