¿El sueño perdido se recupera durmiendo más?

Las personas que duermen poco durante la semana pueden desarrollar lo que se denomina síndrome disfórico que se caracteriza por la impulsividad, cansancio e irritabilidad.

La falta de sueño puede ocasionar alteraciones al sistema nervioso y traer consigo dolores de cabeza, intranquilidad e irritabilidad; y si los problemas de sueño están asociados a cuadros de depresión o ansiedad se pueden presentar dificultades para la concentración y la memoria.sueño3

Se estima que un 30 por ciento de las personas que sufren de depresión o ansiedad padece de trastornos del sueño, la mayoría de ellos, del trastorno denominado insomnio inicial que es cuando las personas tratan de dormir pero no lo logran o les cuesta mucho hacerlo y muchas veces estos trastornos pueden volverse crónicos.

 

En el aspecto físico, el no dormir adecuadamente está asociado a la gastritis, también al llamado “colon irritable” e inmunológicamente puede volver más vulnerables a las personas.

 

Las personas que duermen poco durante la semana pueden desarrollar lo que se denomina síndrome disfórico que se caracteriza por la impulsividad, cansancio e irritabilidad de quienes lo padecen. El dormir demás no compensa las horas de sueño no conciliadas.

Un recién nacido debe dormir entre 16 y 18 horas al día, luego conforme va creciendo, durante la niñez, se recomienda el descanso entre 8 y 10 horas y en la etapa adulta lo adecuado es dormir 8 horas diarias.

En el adulto mayor las horas de sueño fluctúan entre 5 y 6 horas, pero hay que tener en cuenta que a esa edad las personas descansan más a lo largo del día.

sueño2

Siesta

La siesta puede considerarse un hábito saludable si es que esta no excede los 45 minutos. El problema es que en nuestro país un gran número de personas suele hacer una siesta de dos horas, lo cual no es recomendable pues por la noche pueden presentar dificultades para conciliar el sueño.

sueño5

 

Recomendaciones para un buen sueño

 – Establecer un horario para dormir y habituarse a este. El cuerpo adopta un ritmo biológico al hacerlo.

– No realizar ejercicios por las noches pues la persona se “activa” al hacerlo y el deseo de dormir desaparece.

– Evitar el uso de aparatos electrónicos (TV, computadora, Smartphone, tablet, etc) pues también “activan” a la persona.

– Evitar el café y las bebidas gaseosas que contengan cafeína.

– Dormir en posición fetal permitirá una mayor relajación del cuerpo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.