¿Tengo yo que dejar de fumar? Claro! pero no me lo he propuesto…

Autor: | Publicado en Curiosidades Sin comentarios

Seguramente en muchas ocasiones ha respondido negativamente a esa pregunta justificándolo con excusas que no son muy ciertas. Vamos a desmontarlas.

fumar3

Si he fumado mucho, ¿está todo el daño hecho y no tengo remedio?

Nunca es tarde para abandonar el tabaco. Es probable que aún no se haya producido ningún daño y desde el momento en que se deje de fumar se reducirán los riesgos de enfermedades producidas por el tabaco:

  • A los 20 minutos ya mejora la circulación de sangre periférica, la frecuencia cardiaca y la tensión arterial.
  • A las 24 horas mejora el sentido del gusto y del olfato.
  • Antes de un año habrá mejorado la tos de las mañanas.
  • A los dos años, el riesgo de enfermedad cardiovascular se iguala al de quien no hubiese fumado.

Suponiendo que ya se hubiese producido algún daño, éste irá aumentando a medida que se consumen más cigarrillos. ¿Por qué procurarse otro o hacer que éste aumente? Una enfermedad producida por el tabaco no evita que aparezca otra.

fumar4

Llevo pocos años fumando, ¿verdad que no tengo motivos para dejarlo?

Cuanto menos tiempo se lleva fumando más fácil es dejar de fumar pues la dependencia no se establece con tanta fuerza y la adaptación y necesidad de nicotina es menor. ¿Para qué esperar a que sea más difícil dejar de fumar para intentarlo? Además, según la Organización Mundial de la Salud, el tabaquismo está aumentando especialmente entre los jóvenes y los efectos del tabaco sobre la salud de un adolescente resultan más nocivos y menos recuperables que sobre una persona adulta.

 

Fumo muy poco, ¿por qué he de dejarlo?

Los efectos del tabaco son acumulativos. Fumar poco pero de forma continuada es tan perjudicial como los excesos esporádicos. No fumar es no fumar NADA. Es muy poco frecuente que alguien fume pero no diariamente o se mantenga fumando muy pocos cigarrillos, lo normal es que se desarrolle un fenómeno farmacológico conocido como tolerancia que hará que cada vez necesitemos fumar más, de manera que será cuestión de tiempo que se aumente esta cantidad. Si fuma poco, también le costará poco dejarlo y evitar verse dentro de unos años fumando más y con una dependencia plenamente establecida.

fumar5

No he notado que me haga daño, ¿por qué he de dejarlo?

Casi todos los daños producidos por el tabaco se van produciendo muy lentamente, tanto que no llegan a percibirse hasta que son importantes y aún así en muchas ocasiones se atribuyen a otros motivos o se consideran efectos naturales del envejecimiento. Si espera a notar que le haga daño, entonces habrá perdido mucho tiempo y bastante salud.

 

Hay muchas cosas peores que fumar ¿para qué lo voy a dejar?

Seguro que sí, pero ¿se evitan por fumar? Evidentemente no. Entonces ¿por qué agregar una que se sabe que provoca riesgos importantes? Hay cosas peores que fumar que no pueden evitarse o no se conoce la manera de hacerlo.

Las consecuencias de fumar sí pueden ser evitadas. El hecho de que haya algo que traiga peores consecuencias no justifica que hagamos algo que trae consecuencias malas.

 

No puedo evitar la contaminación de la ciudad, entonces ¿para qué dejar de fumar?

La consecuencia para la salud de la contaminación ambiental de las ciudades es muy inferior a la producida por fumar.

El monóxido de carbono de un no fumador en una gran ciudad donde se ha movido durante una hora punta, nunca supera 5 partículas por millón.

El de un fumador, aunque sea en el ambiente más puro, sí. Y de cualquier modo, si tenemos que respirar el ambiente contaminado de una ciudad, ¿qué ganamos con fumar además de ello?

fumar2

Yo puedo dejar de fumar cuando quiera ¿por qué ahora?

¡Magnífico! Ya sabe que fumar acorta la vida y disminuye la calidad de sus últimos años, perjudica a los demás, supone un gasto adicional, induce a fumar a los “peques” de su familia, etc.

Entonces ¿por qué no demuestra esto y lo deja cuanto antes?

 

¿Por qué privarme de fumar? Algún vicio hay que tener.

Seguramente lo que pretende decir con esta expresión es que necesita darse alguna satisfacción, algún placer en la vida. Totalmente de acuerdo.

Busque entre otros placeres que no dañan la salud, seleccione el que más le apetezca y sustituya el tabaco por ese placer.

Fumar no es un vicio sino una dependencia y una dependencia no es un buen placer; ni siquiera es un placer realmente.

Un baño caliente, una caricia, la música, respirar y sentir el aire entrar libremente en los pulmones, degustar una comida que nos guste sí son placeres.

 

De algo tengo que morir ¿no?

El problema no es que el tabaco sea causa de muerte, porque efectivamente todos moriremos.

El problema es que el tabaco anticipará esa muerte y además reducirá la calidad con la que viviremos los últimos años, con hospitalizaciones, con medicación, tal vez con oxígeno, etc.

 

Lo pensaré…

¿Has dejado tú de fumar? Cuéntanos cómo lo has hecho y el tiempo que llevas sin fumar.

inicio3Linea

Deja un comentario