¿Y por qué unas personas son tan sociables, ríen y bromean, y otras son tan hurañas y tristes?

Autor: | Publicado en Psicología Sin comentarios

¿Y por qué unas personas son tan sociables, y ríen y bromean, y otras son malhumoradas, hurañas y tristes; y unas son irritables, violentas e iracundas, mientras que otras son indolentes, irresolutas y apocadas?

huraños1

Sin duda hay razones biológicas, pero que han sido completadas, aumentadas o amortiguadas por la educación y el aprendizaje personal: también la ira o la calma se aprenden.

Muchas personas mantienen una conducta o una actitud agresiva porque les parece encontrar en ella una fuente de orgullo personal.

En las culturas agresivas, los individuos suelen estar orgullosos de sus estallidos de violencia, pues piensan que les proporcionan autoridad y reconocimiento.

Es una lástima que en algunos ambientes se valoren tanto esos modelos agresivos, que confunden la capacidad para superar obstáculos con la absurda necesidad de maltratar a los demás.

Las conductas agresivas se aprenden a veces por recompensa. huraños2

Lamentablemente, en muchos casos sucede que las conductas agresivas resultan premiadas.

Por ejemplo, un niño advierte enseguida si llorar, patalear o enfadarse son medios eficaces para conseguir lo que se propone; y si eso se repite de modo habitual, es indudable que para esa chica o ese chico será realmente difícil el aprendizaje del dominio de la ira, y que, educándole así, se le hace un daño grande.

Hay grados de persona huraña. Vivimos en una sociedad de aglomeraciones y hay quienes huimos de los tumultos sintiéndonos más cómodos en la tranquilidad de la casa. No por ello somos tristes o antipáticos.

Más bien creo que es una opción de vida ligada a nuestra personalidad.

Fuente: Cfr. http://www.interrogantes.net

 

inicio3Linea

Deja un comentario