Ayudar a aceptar y valorar que se están haciendo mayores nuestros padres y nuestros abuelos.

Desde hace unos ocho años, cuando murió su esposa, Marta, don Felipe se sienta frente a su casa a esperar la tarde.

Hay días en que la soledad lo agobia, no se siente acompañado por sus hijos y el pasado lo persigue, sobre todo, los errores que ha cometido.

vejez1

Acostumbrados a valorarnos por lo que tenemos, cómo lucimos y las cosas que hacemos, medimos el envejecimiento por lo que nos ocurre por fuera, pero en esa etapa de la vida el regalo más grande está en nuestro interior.

Tomé de la mano a don Felipe y lo escuché sin pausas.

Aquella tarde sentí la necesidad de revalorizar la vejez.

Comprendí que ofrecer bienestar a los mayores es una tarea que nos concierne a todos: no depende sólo de ellos, sino también de su entorno y de las actitudes que adoptemos.

Les invito a revisar nuestra relación con los ancianos y a aplicar lo que yo he aprendido para vivir en armonía con ellos.

 

Valorar su pasado.

Una buena manera de acompañarlos es escuchar sus experiencias.

Al contarlas, ellos pueden revivir las cosas buenas y sanar heridas que no cerraron.

No podemos cambiar su pasado, pero sí ayudarlos a que lo vean con otros ojos, sin juzgarlos y recordándoles el valor del perdón.

A cambio, recibiremos de ellos lecciones sabias e invaluables acerca de la vida.

vejez3

Ayudarlos a madurar.

Ellos también necesitan madurez para entender que en esta etapa es inútil aferrarse a lo que hacían en el pasado.

Físicamente deben renunciar a lo antes hacían sin pensar. Se frustran.

Recuerdo aquí a mi padre: D. Julio Monje. Le operaron del corazón y, como a todos, le prescribieron caminar a paso ligero durante una hora todos los días.

Poco a poco, según le van llegando los años ha tenido que ir reduciendo el paseo porque se fatiga, no puede. Y eso le entristece.

Yo siempre le digo que una cosa es la mente y otra el cuerpo. Mentalmente se siente capaz pero el cuerpo no le acompaña.

La madurez se basa en la aceptación: aceptar que las fuerzas físicas y mentales van cediendo el paso a las espirituales, que el alma es ahora lo que iluminará su vida.

Debemos darles un espacio propio y respetar sus tiempos. En vez de pedirles lo que ya no pueden dar, valoremos todo lo que nos han dado.

 

Hacer que acepten sus limitaciones.

Al vivir en un mundo que demanda rendir al máximo, algunos mayores se ven obligados a realizar tareas que les exigen demasiada energía.

Otros intentan practicar deportes que exceden sus posibilidades, cuando una caminata u otro ejercicio sencillo beneficiaría igualmente su salud.

Si ellos no quieren o no pueden aceptar sus limitaciones, ayudémoslos a hacerlo con una actitud compasiva pero firme.

Esto redundará en su seguridad y bienestar.

vejez5

Integrarlos.

La soledad no debería ser parte inevitable de la vejez.

Los mayores tienen más tiempo libre que nosotros y se nos dificulta estar con ellos en todo momento.

Como algunos de sus amigos y allegados fallecen, la soledad se vuelve parte de su vida.

Quizá logren adaptarse a ella cultivando una vida interior que la compense, pero también podemos ayudarlos haciendo que se unan a grupos de adultos mayores donde puedan convivir con otras personas que disfrutan y valoran los mismos intereses.

Al compartir y realizar actividades en esos grupos pueden sentirse útiles, valiosos e integrados.

Poco a poco recobrarán la alegría y el entusiasmo, y eso llenará los vacíos de su corazón.

El secreto para llegar a una vejez plena es reunir sabiduría a lo largo de la vida.

Esta palabra proviene del latín sapere y significa saborear, disfrutar lo que nos pasa.

Es decir, cuanto más saboreemos la vida y dejemos un buen sabor en las personas con quienes tratamos, más sabiduría reuniremos, lo cual nos permitirá llegar a la vejez en paz. Fuente principal Julio Bevione

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.