Tirar la casa por la ventana. ¿Qué significa? ¿Quién lo hace?

Autor: | Publicado en Curiosidades Sin comentarios

“Tirar la casa por la ventana”

Esta expresión, que parece nacer de una paradoja, tiene su origen en realidad en las complicadas relaciones políticas de la España del siglo XIX.

Durante la segunda presidencia del Consejo de Ministros de Leopoldo O’Donnell se comenzó a discutir sobre los recursos que había que destinar a determinados servicios públicos.

Uno de los principales detractores era José Esteban Lacasa, aguerrido liberal que defendía fuertes medidas de austeridad a causa de la dispendiosa guerra que España conducía en Marruecos.

El 16 de marzo de 1860, tras una violenta campaña social contra Lacasa, se encontró el cuerpo del diputado bajo su ventana en el Paseo del Prado.

Aunque nunca quedaron excesivamente claras las causas de la muerte, el partido liberal siempre sostuvo la tesis del asesinato, y comenzaron a utilizar la expresión “no podemos tirar siempre a Lacasa por la ventana” para explicar que un mínimo de rigor en las cuentas hacía falta siempre.

A partir de ahí la expresión se difundió hasta que habiendo olvidado su origen, se comenzó a decir “tirar la casa por la ventana”.

También hay otra explicación aunque menos documentada.

casa5

 

Se dice que alguien tira la casa por la ventana cuando comienza de repente a hacer gastos superiores a los que acostumbraba.

Esta expresión tiene su origen en la costumbre que había en el siglo XIX de arrojar por la ventana (literalmente) los enseres de la casa cuando a alguien le tocaba la lotería.

Y como no hay dos sin tres, aquí va la tercera explicación del dicho.

En castellano la expresión ‘tirar la casa por la ventana’ se utiliza para describir una situación en la que se realiza un gran dispendio o despilfarro.casa4

Su origen está en el S XVIII, pues en 1763 el rey Carlos III creó en España la ahora famosa lotería.

Por entonces era costumbre que sus ganadores tiraran por la ventana de sus casas todos los muebles y objetos viejos para simbolizar los cambios que iban a experimentar sus vidas, ya que pasaban de la pobreza a la riqueza.

De ahí esta frase hecha, aunque esta tradición también sigue haciéndose en Nápoles, a donde llegó de la mano de los Borbones.

Y es que en esta ciudad del sur de Italia es habitual tirar los objetos viejos por la ventana durante las noches de fin de año.

 

inicio3Linea

Deja un comentario