Uff!! Fractura de pene, duele seguro y es muy frecuente…

La fractura de pene es una lesión más común de lo que imaginas.

No siempre es grave, pero en ocasiones puede llevar a la impotencia sexual.

Veamos los síntomas y remedios de este problema.

En términos generales, un pene fracturado mostrará deformidad y acumulación de sangre.

Antes que nada, es importante aclarar que  el término “fractura de pene” está mal empleado ya que el órgano sexual masculino no tiene estructura ósea.

El miembro está compuesto de dos cámaras parecidas a una esponja en forma de tubo.

Estas estructuras van desde la base del pene hasta el glande y su función es llenarse de sangre durante la excitación para así lograr una erección.

Ahora, ¿cómo se fractura el pene? ¡Pues justo como te imaginas!  La mayoría de los miembros son heridos durante  encuentros sexuales  muy intensos.

En el momento de la penetración, el hombre tiende a ejercer cierta fuerza sobre su pareja y cuando esta fuerza es excesiva, pero el pene no logra entrar en la vagina, el órgano se dobla provocando que se tuerza.

Dependiendo de la fuerza con la que se haya golpeado y la dirección hacia la que se haya doblado, el pene puede sufrir una lesión más o menos seria.

La  posición  más común para que sucedan estas lesiones es cuando la mujer se encuentra arriba. En ocasiones, el pene sale de la vagina durante la penetración y es aplastado por la zona pélvica de su compañera.

Este tipo de fracturas también pueden suceder por  movimientos masturbatorios  bruscos, sobre todo en hombres con problemas de erección que apresuran la eyaculación antes de perder la firmeza del pene,  o en jóvenes que se masturban a escondidas por temor a ser sorprendidos.

pene2

También se producen fracturas por guardar rápidamente el pene en erección dentro del pantalón, así como por golpear el pene para desvanecer una erección no deseada.

Síntomas 

Es sencillo percatarse cuando el pene ha sido fracturado: generalmente escucharás un sonido fuerte,  como si se rompiera la vara de un árbol e inmediatamente se presentará un dolor muy intenso.

Verás que el pene se empezará a hinchar muy rápido y habrá pérdida de la erección.

Ya con el pene flácido,  observarás un hematoma  en la zona afectada y si hay daño interno más grave -como una lesión en la uretra- podría existir una hemorragia  que se manifestaría por el orificio externo de ésta.

¿Qué hacer? 

Inmediatamente después de que ocurra la lesión,  se debe acudir al hospital.

En el intermedio, se recomienda  colocar una bolsa de hielo sobre el pene  para ayudar a disminuir el hematoma.

Ya en el médico, es importante  compartir con el doctor todos los detalles de la manera en que el miembro se fracturó, ya que de esto depende en muchos casos el tratamiento a seguir.

En el peor de los escenarios se requerirá de una intervención quirúrgica, pero no te asustes.

Lo más común es que el problema se solucione con procedimientos más sencillos como drenar la sangre acumulada en el área y suturar la zona lesionada.

La recuperación de estas lesiones es en casa y deberá haber un periodo de abstinencia sexual. Claro que no está el horno para bollos, ¡menudo susto!

Si la fractura de pene no es atendida oportunamente, las consecuencias podrían ir desde una curvatura permanente del miembro, hasta la formación de tejido cicatrizante alrededor de la lesión que impida el ingreso de sangre en la zona.

En situaciones más graves, las secuelas pueden derivar en  problemas urinarios y disfunción eréctil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.