Ted Bundy, el asesino en serie más escalofriantes que han existido. Conoce su historia.

Autor: | Publicado en Curiosidades Sin comentarios

Ted Bundy es uno de los asesinos en serie más escalofriantes que han existido. Conoce la historia de este inteligente y malévolo hombre.

asesino4

Alguna vez has oído hablar de Ted Bundy? Si este nombre no te dice nada, entonces eres blanco fácil para un asesino serial. Se trata de uno de los serial killers más famosos de la historia, cuyas víctimas, siempre mujeres, caían fácilmente en sus redes.

Infancia
Ted Bundy poseía las cualidades suficientes para haber construido una exitosa carrera como político o abogado. Su inteligencia y habilidad para persuadir eran notables, de modo que de haberlas usado para el bien, pudo haber llegado muy lejos en distintos ámbitos.

Nació en Burlington, Vermont, en 1946. Su padre fue un veterano de guerra al que nunca conoció. Vivió con sus abuelos durante sus primeros años y su madre se hacía pasar como su hermana mayorpues quedó embarazada muy joven. Cuando el pequeño Ted se enteró de la verdad fue un golpe muy fuerte para él.

Poco después, se mudó a Tacoma, Washington, junto con su madre, donde ella conoció a un cocinero del ejército con quien se casó. Ted nunca pudo generar un lazo afectivo con su padrastro y la relación con su mamá comenzó a hacerse distante.

El origen de la maldad
Cuando Ted Bundy ingresó a la universidad decidió estudiar Psicología.Era un alumno destacado y admirado por su inteligencia. En las aulas conoció a Stephanie Brooks, una chica refinada y muy bonita de quien se enamoró perdidamente y con quien tuvo una relación mientras estudiaban. Sin embargo, Stephanie terminó con Ted después de un tiempo y la ruptura lo marcó para siempre. Abandonó los estudios de Psicología y se matriculó en la carrera de Derecho sin que nadie se explicara la razón.

En ese momento Ted dio inicio a su venganza contra Stephanie. Ya como abogado, se reencontró con ella años después y la enamoró como a una colegiala. La revancha del futuro asesino consistió en abandonarla de un día a otro sin dejar rastro, sólo por el gusto de hacerla sufrir. Sus futuras víctimas tendrían similitudes físicas con Stephanie.

En esta misma época, Bundy empezó a cometer delitos menores como robos a casa habitación; sin embargo, no fue hasta el 4 de enero de 1974 cuando comenzó su ola de violencia. Su primera víctima fue Joni Lenz, una joven universitaria de 18 años de edad, a quien golpeó y violó con la pata de su cama. La chica jamás se repuso del incidente y desarrolló un trastorno cerebral durante toda su vida.

Bundy tenía 27 años cuando la maldad se apoderó de él. A tan solo unos días de su primer delito contra Joni, volvió a irrumpir en la habitación de una estudiante de psicología, llamada Lynda Ann. La golpeó y secuestró sacándola de su dormitorio universitario, y no se supo nada de ella hasta un año después, cuando sus restos fueron encontrados.

Modus operandi
La estrategia que Ted desarrolló para atraer a sus víctimas era hacerse el débil. Por lo general, cargaba muchos libros con un brazo falsamente enyesado y pedía ayuda a las chicas para después secuestrarlas.También fingía tener problemas para arrancar su auto Volkswagen y cuando las mujeres se acercaban a echarle una mano, él las golpeaba y secuestraba.

El modus operandi de Ted Bundy inspiró una escena de la película “El silencio de los inocentes”.

Estas fueron la víctimas identificadas de Ted Bundy:

-9 de febrero de 1974. Carol Valenzuela de 20 años
-11 de febrero de 1974. Nancy Wilcox de 16 años
-12 de marzo de 1974. Donna Mason de 19 años
-17 de abril de 1974. Susan Rancourt de 18 años
-17 de mayo de 1974. Roberta Parks de 20 años
-1 de junio de 1974. Brenda Ball de 22 años
-11 de junio de 1974. Georgann Hawkins de 18 años
-14 de julio de 1974. Janice Ott
-20 de julio de 1974. Denise Naslund
-18 de octubre de 1974. Melissa Smith
-30 de octubre de 1974. Laura Aime de 17 años
-8 de noviembre de 1974. Debby Kent
-12 de enero de 1975. Caryn Campbell
-15 de marzo de 1975, Julie Cunningham de 26 años
-16 de abril de 1975. Denise Oliverson de 25 años
-23 de abril de 1975. Melanie Cooley de 18 años
-1 de julio de 1975. Shelley Robertson de 24 años

Fichas de búsqueda de las victimas de Ted
Fichas de búsqueda de las victimas de Ted

Foto: Especial

Asesino escurridizo
Ted Bundy supo evadir las pistas de la policía con mucha habilidad. Era talentoso para cambiar su imagen pues transformaba su peinado, color de cabello, bigote, barba y lo que hiciera falta. Parecía que su ola de asesinatos continuaría por muchos meses más, pero el sociópata cometió un error.

Bundy bajó la guardia el 8 de noviembre de 1974 al intentar secuestrar a Carol DaRonch. Se acercó a ella vestido de policía y diciendo que habían intentado robar su auto. Ted la invitó a subir a su vehículo para ir a la jefatura y levantar un reporte, pero en el camino la amenazó con una pistola y la esposó de una muñeca. Hábilmente, la chica consiguió escapar antes de que Ted asegurara las esposas al vehículo, detuvo a un patrullero y levantó un reporte en la comisaría.

Gracias al testimonio de Carol, por fin se tenía un retrato hablado del asesino y una muestra de sangre de Ted que se obtuvo gracias al forcejeo entre él y su fallida víctima. No obstante, esa misma noche el asesino raptó y mató a Debby Kent.

Bundy siguió asesinando aunque era buscado fieramente y su retrato hablado se difundía por televisión en todo el país. Una de sus ex novias, Meg Anderson, lo identificó de manera anónima como Theodore “Ted” Robert Cowell Bundy.

El asesino se volvió más temerario y cometió errores de novato que le costarían ser atrapado por la policía. El 16 de agosto de 1975 un oficial detuvo su Volkswagen para una revisión de matrículas y Ted evidenció un nerviosismo que alertó a la autoridad.

asesino3

Tras las rejas… por poco tiempo
El 22 de octubre de 1976 se levantaron cargos en contra de Bundy por asesinato. Se había revisado meticulosamente su automóvil y se encontraron cabellos de algunas de las chicas desaparecidas. En la prisión de Garfield, Ted despidió a sus abogados tomando su defensa en propias manos y pidió que se le diera acceso a la biblioteca de Aspen, Colorado. Mientras revisaba los libros de leyes, más que estudiar sus alegatos, Bundy planeó su escape de la cárcel. El 7 de junio de 1976 saltó de la ventana del inmueble y logró fugarse durante 6 días.

Esta no fue la única vez que escapó. En enero de 1977, tras ser enjuiciado, logró huir por el techo de la cárcel y se dirigió a Chicago y después a Florida. Una vez más, el asesino estaba en las calles para sembrar el terror. Las víctimas de Ted tras su segundo escape de prisión fueron:

Kathy Kleiner (fue atacada, pero sobrevivió)
Lisa Levy
Margaret Bowman
Cheryl Thomas (fue atacada, pero sobrevivió )
Kimberly Leach de 12 años

Tras el asesinato de Leach, Ted se trasladó a Pensacola, Florida, donde las placas del auto robado en que viajaba fueron reconocidas por un oficial de policía. Finalmente, Bundy fue encarcelado y esta vez sería para siempre.

El final del asesino
El 25 de junio de 1979, el asesino serial fue juzgado en Florida. Tras todas las evidencias y testigos en su contra, Ted no pudo eludir a la justicia, ni siquiera usando su encanto mientras hacía el papel de su propio abogado. El 31 de julio de 1979, tras 7 horas de deliberación por parte del jurado, Ted fue encontrado culpable y sentenciado a la pena de muerte.

Sin embargo, la astucia de Bundy quedaría probada en algunas ocasiones más, antes de enfrentarse con la silla eléctrica. Una vez, estando a tan solo 7 horas de ser ejecutado, logró posponer la pena alegando que daría detalles de sus asesinatos. Incluso inventó muertes para ganar tiempo y se ofreció como ayudante para atrapar al “asesino de río verde”, otro serial killer.

Su muerte llegó por fin el 24 de enero de 1989. Ese día pidió ver a su madre y rechazo su última comida. La hora oficial de la desaparición de Theodore “Ted” Robert Cowell Bundy fue a las 07:16 de la mañana.

inicio3

Linea

Deja un comentario