El pelo graso puede ser una enfermedad. Acude al dermatólogo y déjate de productos milagro.

Un cabello bonito y saludable no es solamente algo estético, sino que la mayoría de las veces es un distintivo de salud a nivel general, aseo y limpieza.

Existen muchos casos en los que la salud del cabello no es la adecuada y una de ellas es la seborrea o cabello graso que afecta a muchas personas y se convierte en un inconveniente.

Picores, inflamación del cuero cabelludo, caspa, exceso de grasa, sequedad… son los principales síntomas de este trastorno que no solamente afecta al cuero cabelludo, sino que en muchos casos tiene lugar en la cara, las cejas o las axilas. grasa2

Es importante que conozcamos las causas que lo producen y que sepamos buscar soluciones a un problema que no solamente empeora nuestra estética, sino que resulta incómodo y molesto para quien lo padece.

Es cierto que el cabello graso es una enfermedad dérmica. A pesar de esto, sus causas no se saben a ciencia cierta, aunque entre las principales que se barajan destaca la falta de vitaminas del tipo B, indicadas para un correcto funcionamiento de la piel y del cabello.

Concretamente se le achaca este trastorno a la falta de biotina o vitamina B7, que actúa directamente en determinados procesos del organismo implicados en el buen funcionamiento dérmico.

 grasa3

Pero no solamente la falta de nutrientes se baraja como posible causa, sino que el uso de determinados productos de aseo como champú o geles pueden ser la causa.

Lo mismo sucede con el habitual uso de gominas, lacas, espumas de moldeado… que hacen que nuestro cuero cabelludo sufra más de lo normal, desencadenando este problema.

Lo mismo sucede con la acumulación de tensión producida por el estrés, tristeza o situaciones con alta carga emocional…

Ante este problema podemos tomar diferentes medidas para evitarlo.

En contra de lo que mucha gente piensa lavarse demasiado la cabeza puede ser una causa de la seborrea.

Es importante que para evitar el problema la lavamos una o dos veces por semana y utilicemos champú rico en zinc o selenio, ya que el uso de productos inapropiados puede ser la causa de este trastorno.

Lo mismo sucede a la hora de tratar el cabello, debemos usar un cepillo suave, que no dañe el cuero cabelludo, así como evitar el uso excesivo de productos fijadores, del secador, las planchas…

 La dieta y los hábitos saludables son importantes.

Debemos ingerir alimentos totalmente naturales entre los que no deben faltar los vegetales, que nos aportarán la dosis de vitaminas que necesitamos para mantener una buena salud.

Evitar el exceso de grasa en la dieta es fundamental para controlar el cabello graso, lo mismo que evitar los cítricos, que muchas veces producen reacciones alérgicas en las personas que los consumen.

Un consejo para mejorar esta dolencia o evitar su aparición es aumentar el riego sanguíneo en la zona, para ello simplemente bastará con realizar duchas de agua fría que ayudarán a activar la circulación en esta zona, así como llevar a cabo ejercicios de postura invertida para mejorar el riego sanguíneo.grasa4

Si ha quedado alguna duda lo mejor es acudir al dermatólogo que nos hará un tratamiento personalizado y nos aconsejará sobre nuestro problema.

Conoce los mejores productos para aplicar en este caso y nos hará una lista de alimentos que debemos o no debemos tomar.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.