La ineficacia de los antidepresivos.

Autor: | Publicado en Salud Sin comentarios

Los antidepresivos no restablecen un desbalance químico en el cerebro. De hecho, sus efectos son producto de producir un funcionamiento anormal en el sistema nervioso.

No debe sorprendernos entonces que no funcionen mejor que el placebo, e incluso, que los pacientes que toman antidepresivos se recuperen más lento y tengan más recaídas que aquellos pacientes tratados sin medicamentos.

Hoy por hoy, los psicofármacos —antidepresivos y ansiolíticos, entre otros— son conocidos por la enorme mayoría de las personas. Casi todos conocemos a alguien que toma alguno de ellos, y nombres como Fluoxetina ya son tan familiares como el Paracetamol.antidepresivos6

Sin embargo, y con justa razón, muchas personas se preguntan —y nos preguntan a los psicólogos— acerca de sus efectos y, sobre todo, nos comentan sus miedos frente a ellos. Quizás los más comunes son los de no querer “andar dopados” y el de no volverse “adictos”.

Este corto artículo busca explicar, de la manera más sencilla posible —aunque dado su efecto en el sistema nervioso, me veré obligado a utilizar ciertos términos de la biología— el funcionamiento de los psicofármacos, en especial de los antidepresivos.

La postura que defenderé es que se ha abusado de estos psicofármacos, indicándolos para ciertos trastornos para los cuales no hay evidencia de su utilidad.

Incluso, se indican sin considerar —o informar al paciente— de los riesgos que suponen.

No busco condenar a los antidepresivos, o recomendar que nadie los tome; simplemente intentaré propiciar que las personas puedan tomar una decisión informada antes de empezar un tratamiento psicofarmacológico.

Partamos de algo obvio.

Si los psicofármacos tuviesen el efecto que prometen sus defensores, desde su aparición debiese haber existido una disminución de las personas aquejadas de trastornos mentales.

Sin embargo, desde su ingreso al mercado, el número de personas diagnosticadas de algún trastorno mental ha aumentado de manera significativa, especialmente después de la introducción de la Fluoxetina y otras drogas de segunda generación, supuestamente más avanzadas y sin los problemas de las anteriores.

Incluso en Estados Unidos, uno de los principales defensores de la industria farmacológica, sus estudios reconocen que mientras el número de pacientes aquejados de enfermedades no psiquiátricas disminuyen con el correr de los años (gracias a los avances de la medicina), con las enfermedades mentales ocurre lo contrario.

¿Por qué el éxito de los fármacos en un tipo de enfermedades, y el rotundo fracaso de ellos en las enfermedades mentales? La explicación es simple, pero ha sido ocultada de manera muy efectiva por la industria psicofarmacológica.antidepresivos4

El modelo médico que llevó al descubrimiento de muchos fármacos es sencillo. Primero, se identifica la causa o naturaleza del trastorno. Segundo, se desarrolla un tratamiento para contrarrestarla. Por ejemplo, los antibióticos eliminan las bacterias invasoras.

En el caso de la diabetes, dado a que la investigación descubrió que se debía a una deficiencia de insulina, el tratamiento es suministrar insulina adicional. En cada caso, el conocimiento acerca de la causa de la enfermedad venía antes del fármaco.

Sin embargo, el origen de los psicofármacos fue muy diferente Su origen no partió del descubrimiento de la causa de un trastorno mental, y el subsecuente fármaco para contrarrestarla.

Otro tranquilizante que surgió fuera del modelo médico tradicional, es decir, sin tener clara la causa de la ansiedad subyacente, fue el clordiazepóxido.

La revolución psicofarmacológica comenzó entonces de esta forma, logrando aquietar a los pacientes, sin haber identificado la causa de los trastornos. Estas drogas de primera generación eran simplemente agentes que perturbaban la función normal del cerebro de alguna forma, lo que como veremos más adelante, explica por qué los efectos a largo plazo eran problemáticos.

Sin embargo, esta ignorancia frente a la causa de los trastornos mentales, fue suplantada rápidamente por una hipótesis que, como veremos, las investigaciones han refutado una y otra vez. Poco a poco empezó a tomar fuerza la idea de que la depresión se debía a una rebaja en los niveles normales de serotonina en el cerebro, por lo que los antidepresivos, al elevar tales niveles, curarían la depresión.

Esta hipótesis, que se ha llamado del ‘desbalance químico’, está tan arraigada que incluso se le escucha a psiquiatras y psicólogos. Pero por más extendida que esté, no hay nada que indique que los cerebros de las personas diagnosticadas con depresión tengan niveles distintos de serotonina que las personas sin este diagnóstico.

Lo que estoy diciendo aquí no es novedad. Ya en en 1969, en la prestigiosa Universidad de Yale, se examinó el fluido cerebral de los pacientes diagnosticados con depresión, sin encontrar niveles significativamente inferiores de serotonina1. Decenas de estudios volvieron a investigar lo mismo, intentando encontrar el ya famoso desbalance químico que pretendía explicar la depresión y la utilidad de los psicofármacos, pero una y otra vez no se encontraba la relación predicha2.

Más de 40 años después, seguimos sin encontrar tal desbalance, por lo que incluso en un país como Estados Unidos, donde se recetan de manera frecuente los antidepresivos, David Satcher encargado de la Dirección General de Salud Pública, confesó en una conferencia pública en el año 1999 que las causas precisas de las enfermedades mentales no son conocidas.

Entonces, si los psicofármacos no arreglan un desbalance químico cerebral previo, que es lo que la mayoría de la gente cree, ¿qué es lo que hacen?

Examinemos la fluoxetina, uno de los antidepresivos más usados en nuestro país. La fluoxetina bloquea el canal cerebral que recaptura la serotonina, lo que da como resultado una acumulación de serotonina en el fluido cerebral. Frente a este aumento anormal, se enciende un mecanismo de autoregulación cerebral, indicándole a la neurona que dejé de liberar serotonina, es decir, que lo haga a un nivel menor de lo normal. Sin embargo, después de tan solo cuatro semanas de tomar fluoxetina, los receptores de serotonina se desensibilizan, por lo que ahora el cerebro, funcionando de una manera muy distinta a la normalidad, genera mucha más serotonina de lo normal.antidepresivos3

Frente a esto, algunos psiquiatras dicen que, gracias a todo este proceso, en el que finalmente la droga vence a los mecanismos regulatorios del cerebro, la persona muestra menos síntomas depresivos. Más adelante discutiré si efectivamente es así, pero por ahora mi punto es otro. Lo que hay que dejar claro, a diferencia de lo que mucha gente cree —y muchos psiquiatras dicen— es que la fluoxetina no arregló un desbalance químico en el cerebro. Por el contrario, el desbalance es causado por la droga. Al consumir fluoxetina, las neuronas liberan más serotonina que lo normal, sus canales de recaptación están bloqueados por la droga, sus sistemas compensatorios están parcialmente incapacitados, y las neuronas postsinápticas están desensibilizadas a la serotonina. En síntesis, más que normalizado, el sistema serotoninérgico está funcionando de una manera radicalmente anormal.

¿Los antidepresivos corrigen un desbalance químico previo, causante del trastorno mental? Podemos responder con un rotundo no. Como dice Hyman, después de unas semanas de tomar un antidepresivo, el cerebro de la persona está funcionando de una manera “cualitativa y cuantitativamente diferente del estado normal.

Pero, ¿qué pasa si no medicamos a los pacientes con depresión? Una buena forma de responder a esta pregunta, es investigar qué ocurría con los pacientes con depresión antes de que existiesen los psicofármacos.

Antes de los tratamientos con antidepresivos, la tasa de recuperación espontánea (es decir, sin tratamiento alguno) era mayor al cincuenta por ciento dentro de unos meses. antidepresivos2

La psiquiatría debe reconocer que las causas biológicas de los desórdenes mentales siguen siendo desconocidas, además de admitir que estas drogas no arreglan desbalances químicos en el cerebro, sino que perturban el funcionamiento normal de las vías de los neurotransmisores. Agrega que también debiese reconocer que los medicamentos están empeorando los resultados a largo plazo, lo que debiese conducir a un uso más juicioso y precavido de estos psicofármacos.

 Yo llevo 15 años en tratamiento y he tomado casi todos los antidepresivos del mercado. En tantos años, ¿cómo es que aún no me he curado? Pregunto.

 

inicio3Linea

Deja un comentario