Por mucho que tomo el sol las palmas de las manos siguen blancas, ¿por qué sucede esto?

La respuesta a esta pregunta está en un producto sintetizado por algunas células de la piel llamado “melanina”.

Esta sustancia se sintetiza en los melanocitos, unas células situadas en la capa más profunda de la epidermis.

Cuando los rayos del sol inciden sobre la piel, se estimulan los melanocitos.

Producen más melanina y la envían a las células de la piel circundantes.

Allí ejerce un papel protector para el núcleo de la célula.

Básicamente la melanina lo que hace es absorber los rayos del sol, y cuanta más melanina tengas, más absorbes.

Si absorbes la luz, te queda el negro, de ahí el color del pigmento.manos3

La epidermis está constituida por la banda rosada superior y la banda irregular morada de justo debajo.

Se demuestra la notable diferencia de grosor entre la epidermis de piel gruesa y la de piel fina. La parte inferior es la dermis. Los melanocitos se encuentran en la parte morada (estrato germinal).

Ahora bien, ¿Qué ocurre en las plantas de manos y pies?

Estas regiones están constituidas por piel gruesa, que es lo mismo que la piel del resto del cuerpo (piel fina) pero cuyas capas son eso, más gruesas.

Como los melanocitos se encuentran en la capa más profunda de la epidermis, la distancia a recorrer por la radiación solar hasta llegar a ellos es mayor en la piel gruesa que en la piel fina, por lo que la cantidad de radiación que llega es menor en el primer caso que en el segundo.

Si a esto le añadimos el hecho de que las plantas de manos y pies son zonas donde ya de por sí llega poco el sol, obtenemos regiones donde los melanocitos apenas producen melanina, y por eso son más blancas.

Entonces: ¿Si yo dejo mi palma de la mano al sol continuamente, se pondrá morena? ¿Y por qué una persona de raza negra de mi misma ciudad tiene más melanina que yo si nos ha dado lo mismo el sol?

Pues aquí es donde entra el bagaje genético de cada uno, esculpido minuciosamente a través de los siglos.

Los pies y manos del hombre siempre han estado menos expuestos al sol de lo que está el resto del cuerpo, por lo que los melanocitos de esas zonas están preparados para generar poca melanina, la justa para afrontar la poca luz que pudiera llegar ocasionalmente.

Y por mucho que dejemos al sol la palma de la mano, ésta no se va a poner morena, dado que no hay capacidad para ello.manos2

Así, las personas de raza negra, tienen en su genoma la información codificante para unos melanocitos muchísimo más productivos, y aunque no les dé el sol seguirán produciendo mucha más melanina que una persona de raza blanca (el color de la piel viene dado por la cantidad de melanina producida, no por el número de melanocitos, ya que todos los humanos nacemos con el mismo número de melanocitos).

Así que no te esfuerces en broncear tus palmas de la mano o de los pies porque seguirán mucho más blancas que el resto del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Derechos de autor © 2017 TomaSalud.com. Todos los derechos reservados.