El Alzheimer es una enfermedad que toca el cerebro del paciente y mucho el corazón de las familias.

Autor: | Publicado en Salud Sin comentarios

 

Afecta a las zonas estratégicas cerebrales encargadas de la memoria, al lenguaje y a las aptitudes del pensamiento, lo que gradualmente imposibilita la capacidad de llevar a cabo las actividades cotidianas.

Pero las secuelas de esta entidad no solo afectan al paciente adulto mayor, sino que se extienden a quienes convienen con este y tiene un gran impacto emocional y económico, por lo que se recomienda la inclusión de todo el núcleo familiar para proporcionar una adecuada atención sin descuidar la salud de los cuidadores.

Alzheimer2

El diagnóstico es importante

Se calcula que en el país existen alrededor de 80 mil personas con Alzheimer, muchas de las cuales no están diagnosticadas porque aún existe la creencia de que los olvidos y cambios de actitud son propias del envejecimiento.

El no poder manejar dinero, tener dificultades para movilizarse libremente por las calles, volverse agresivos o ser desorganizados, entre otros comportamientos, son indicios de la enfermedad.

Más tarde, conforme avanza el Alzheimer, tienen conductas erráticas como olvidar que comieron y volverlo a hacer, no saber cómo vestirse, dejar de utilizar el inodoro para hacer sus necesidades, desconocer a las personas que siempre fueron cercanas, dormir en el día, tendencias agresivas e incluso exhibicionismo, entre otras actitudes.

En la actualidad, existen varios programas de detección precoz y tratamientos disponibles (farmacológicos y no farmacológicos) que permiten mejorar la calidad de vida de la persona afectada y de su cuidador, además de una reducción del golpe financiero y social de la patología.

 

Tratamientos recomendados

El tratamiento tiene dos grandes líneas: el farmacológico y no farmacológico.

Los medicamentos se orientan a controlar la conducta del paciente para que sea socialmente aceptable y manejable y para que ayude a preservar las facultades mentales superiores.

Mientras que en el manejo no farmacológico se involucra a la familia cuidadora con el fin de que sepan realizar rutinas diarias que ayuden a mantener la memoria. Es necesario saber que el ejercicio, el trabajo motriz de las extremidades, la lectura, la música, el baile son una buena terapia, así como proporcionarles una adecuada y balanceada alimentación.

Pero la interacción social con la familia y amigos y los gestos de afectividad deben ser permanentes, pues aunque la persona parezca desconocer a quienes están a su alrededor, se mantienen y sienten el cariño y el afecto o desafecto de quienes le rodean.

 

Curiosidades

  • El Alzheimer afecta más a mujeres que a hombres, porque sobreviven más.
  • Esta enfermedad ataca a 36,5 millones de personas en el mundo, provocando gran discapacidad y dependencia en los adultos mayores.
  • La familia cuidadora, además de velar por el paciente, debe cuidar de sí misma.
  • Se sugiere compartir el cuidado de los pacientes entre los miembros de la familia.

inicio3Linea

Deja un comentario